11 agosto – 13 septiembre 2021

 

2.097 días viajando…
33 días en Carrara…

Al terminar nuestro divertido housesitting en Lago Maggiore, el 11 de agosto de 2021 Giada y yo volvemos a Carrara para compartir mi último mes en Italia.

Será un mes de mucha cocina rica, buena compañía y excursiones muy emocionantes.

Cocinando, cocinando…

Pues sí, es imposible estar en Italia y no disfrutar cocinando y comiendo, compartiendo recetas y trucos. Y Giada es una maestra de la cocina que nos ha hecho platos increíbles.

Pan de masa madre

El padre de Giada nos ha dado un poco de masa madre y las instrucciones para “refrescarla” y hacer el pan.

La masa madre es una masa de harina de trigo (normalmente integral) de apariencia normal, pero a la que se le deja fermentar con un hongo de tipo levadura. Esto hace que la masa esté siempre “viva” y que no necesite levadura artificial o química para que crezca. El proceso de mantener viva la masa es lo que se llama “refrescar”, según la cual, hay que añadirle agua y más harina, mezclar bien y dejar fermentar. Se puede hacer a diario o cada pocos días si se guarda en nevera.

Así que cojo la masa madre que hemos dejado fuera de la nevera por unas horas para que se active, la mezclo con la mitad de su peso en agua y la deshago hasta tener una papilla.

Y a la papilla le añadimos el peso de la masa madre en harina y lo amasamos hasta que quede bien compacta. Se deja crecer y se puede volver a guardar en la nevera.

Y para hacer el pan, se mezclan 300 gr. de masa madre, 600 gr. de harina, 375 gr. de agua, un poco de sal, un poco de aceite de oliva… y a amasar!

…e voilà!

Tortilla de patatas

Cuando soy yo el que cocina, no puede faltar mi especialidad.

Curry de garbanzos

Aunque de vez en cuando me pongo en plan internacional y me marco un curry de garbanzos con arroz blanco.

Paella

Pero el gran momento cocinero fue el 25 de agosto de 2021, cuando por aclamación popular de la familia de Giada, se me pidió que hiciera una paella para todos. ¡Hasta me compraron la paellera! Y es que hacer paella supone dos necesidades complicadas:

  1. Una sartén lo suficientemente grande como para que se pueda cocinar una capa de arroz no muy gruesa y que, aún así, sea suficiente cantidad. Es decir, una paellera (vale, sí, se dice “paella”, pero es por desambiguar).
  2. Un fuego lo suficientemente grande como para dar un calor homogéneo a toda la paellera.

Al comprarme la paellera, hemos resuelto el primer problema. Para el segundo, me proponen una opción que es de lo más arriesgada: ¡¡hacer la paella con fuego de leña!!

Pero… ¿quién dijo miedo?

El gran problema de cocinar con fuego de leña, es que resulta dificilísimo controlar la fuerza del mismo. Y eso se complica con los tiempos de respuesta del fuego. Cuando necesitas más, metes más leña, pero tarda bastante en prender. Cuando necesitas menos, tarda mucho en consumirse y tienes que sacar fuera la leña ardiendo. Es toda una historia.

Pero al final, con un socarrat un poco más grueso de lo normal, no queda nada mal y prueba de ello es que no sobró nada.

Ramen

Pero probablemente mi receta más exitosa fue la que menos había hecho antes. Me atreví nada menos que con una sopa de ramen con caldo de leche de coco. Y no quedó nada mal, la verdad.

De hecho, fue merecedora de una sesión de fotos.

Leche de almendras y cookies

Y hemos vuelto a la buena costumbre de hacer nuestra propia leche de almendras y luego, usar la pulpa sobrante de la almendra, la okara, para hacer estas deliciosas galletas de cacao rellenas de albaricoques o ciruelas secas.

También fuimos anfitriones de una reunión familiar con unos amigos españoles que vinieron con el padre de Giada y lo pasamos genial.

Pizzas

Y aún más divertida fue la visita de su tía Ilaria y Maher “el griego” con los que nos pusimos a hacer pizzas.

Book de fotos

Giada es una caja de sorpresas y generosidad, y me ha hecho un regalo muy especial. Ella ya me había ayudado con anterioridad a grabar algunos castings a los que me he presentado en remoto durante este verano. Es por eso que sabe que mi book de actor está muy anticuado (es de 2013). Y da la “casualidad” de que es muy amiga de una de las mejores fotógrafas de Toscana que vive precisamente en Carrara, Maria Zavaglia. Así que me da la sorpresa de regalarme una sesión de fotos con ella el 30 de agosto de 2021 para actualizar mi book. Y no puedo estar más agradecido ni más contento con el resultado. Es un gusto trabajar con María.

Fuego en Carrara

Poco antes de mi partida, el 9 de septiembre, Adele y yo vemos por la mañana que sale humo del monte que hay en frente de casa de Giada, pero no le damos mucha importancia. 

Cuando volvemos por la tarde a casa, nos encontramos este espectáculo. Salimos en las noticias y todo.

Excursiones

Y si algo no ha faltado este mes han sido escapadas a la naturaleza. Giada es tan cabra como yo (o más), así que gran parte de nuestros días pasaron con las botas (de montaña) puestas. Y explorar la Toscana es una tarea inacabable.

Hemos estado en…

Bozzi delle Fate

Le cascate di Fiacciano, también conocidas como Bozzi delle Fate, son una serie de pequeñas cascadas muy populares que están dentro del Parco Nazionale dell’Appennino Tosco-Emiliano, y al que fuimos junto con la familia de Giada y una amiga suya el 15 de agosto de 2021.

Como está muy lleno de gente, Giada, su amiga Katerina y yo hacemos una escapada hacia rincones inexplorados.

¡Conseguido!

Y terminamos la excursión en La Bottega dei Parchi para tomar un helado y echar una partida de cartas.

Monte Sagro

Dos días después, el 17 de agosto de 2021, hacemos una de las excursiones tochas. La subida al Monte Sagro (1.753 m), uno de los principales picos de los Alpes Apuanos.

10:00 – Aparcamos en el aparcamiento de la Foce di Pianza (1.272 m). Al fondo se ve nuestro objetivo.

10:10 – Empezamos a subir siguiendo el sendero que rodea la Cava Crespina.

10:20 – Desde aquí se ve el túnel por el que antiguamente llevaban el mármol hacia la costa.

10:40 – El paisaje es cada vez más espectacular.

Estamos rodeados de cavas de mármol por todas partes. Y con unas estupendas vistas a Massa y Carrara.

10:55 – Empezamos a tener el Monte Sagro justo enfrente.

11:00 – Cuando llevamos una hora de subida, se puede ver que estamos más o menos a medio camino entre el parking y la cima.

Y a las 11:40 hacemos una triunfal llegada a la cima del Monte Sagro (1.753 m).

11:47 – Como la cima está muy concurrida, nos vamos un poco más allá y nos buscamos un rincón tranquilo donde comernos el maravilloso bocadillo de focaccia que ha preparado Giada.

12:48 – Cuando por fin se va la mayoría de la gente, consigo hacerme la “foto oficial“.

Foto de Giada

13:00 – Como soy incapaz de escoger opciones fáciles, propongo hacer la bajada por el camino más corto, un sendero que baja casi en línea recta por una cresta hasta la Cava Crespina. Sobre el papel, parecía una buena idea, por eso de que era más corto, pero eso significa, claro, que es muuuucho más empinado y, en bajada, es lo que se conoce como un destroza-rodillas.

13:50 – Pasamos rozando la Cava Crespina.

Y a las 14:08, poco más de 4 horas después de salir, llegamos de nuevo al parking. Misión completada.

El aparcamiento del Monte Sagro está bastante cerca de Campocecina, donde me trajeron Giada y Adele el día que nos conocimos hace 6 años. Aprovechamos para hacer una visita a los lugares donde estuvimos, como el Rifugio di Carrara.

Y, desde ahí, nos vamos andando a través del Prati di Campocecina, hasta el mirador… 

…donde nos hicimos una foto hace seis años.

He subido la excursión a mi perfil de Wikiloc por si alguien quiere verla.

Playa de Groppolo y La Marossa

No podía faltar una nueva visita a la Spiagga del Groppolo, esa a la que hay que bajar con cuerdas…

…pero una vez que llegamos abajo, en vez de girar a la derecha para ir a Groppolo, giramos a la izquierda para ir a La Marossa, donde hay mucha menos gente.

Porto Venere

Al día siguiente, 19 de agosto, visitamos uno de los lugares más turísticos de la provincia de La Spezia: El pequeño pueblo costero de Porto Venere.

Porto Venere tiene un enorme encanto medieval y es Patrimonio de la Humanidad de la Unesco.

Fiume Forno

Al día siguiente (todos los días hacemos algo), 20 de agosto, Giada está ocupada, así que es Adele quien me lleva de excursión. Me lleva a hacer senderismo por unas rutas que hay por el Fiume Forno.

Pero poco después de aparcar la moto, nos empieza a llover intensamente y nos tenemos que refugiar en una casa en ruinas.

Pero no nos aburrimos, la verdad.

Foto de Adele

Cuando la lluvia por fin nos da una tregua, abandonamos nuestro refugio.

Como el tiempo sigue regular, decidimos volver a la moto. Y esto nos encontramos por el camino de vuelta. 😳

Poco antes de llegar a la moto, hay que pasar al lado de una cava abandonada.

Spiagga di Groppolo

Al día siguiente, 21 de agosto, hacemos otra visita a la Spiagga di Groppolo.

Pozzo de la Madonna

La excursión del día siguiente, 22 de agosto, es a una poza con cascada bastante popular conocida como el Pozzo de la Madonna.

Tan popular, que está petado de gente, pero curiosamente el ambiente es festivo y alegre y se hace muy agradable estar aquí, a pesar de la multitud.

La atracción del lugar es el salto al agua desde las rocas. La verdad es que impresiona.

Yo, delante de tanta gente mirando, jaleando y aplaudiendo…. ni de coña salto. A lo más que llego es a…

Foto de Giada

Foto de Giada

Foto de Giada

Foto de Giada

Paseo Carrara-Ortonovo-Luni

El 28 de agosto salimos Adele, Giada y yo a hacer una ruta hacia Ortonovo. Salimos a pie desde Carrara y, enseguida, empezamos a subir.

El sendero transcurre por dentro de bosques que parecen sacados de un cuento de Hansel y Gretel.

Cruzamos la frontera entre Toscana y Liguria.

Y llegamos a Ortonovo, un pequeño pueblecito medieval.

Desde aquí se ve perfectamente el pequeño pueblecito de Nicola en lo alto de la colina, con Luni detrás.

Decidimos seguir otro sendero que nos lleva hacia Luni y así almorzar con la madre de Giada. Seguimos el sendero, pase por donde pase.

Como suele pasar cuando guío yo, al final cojo un atajo que supuestamente es más corto, pero, como siempre, es mucho más complicado. Echo de menos tener un machete para poder abrirnos paso entre las zarzas.

Pero por fin el sendero termina en el mundo civilizado.

Y la foto para la posteridad.

He subido la excursión a Wikiloc por aclamación popular.

Monte Brugiana

Nuestra siguiente excursión es el 1 de septiembre al Monte Brugiana, la montaña que separa Massa de Carrara.

De camino hacia allá, hacemos una parada en una curva de la carretera, desde donde hay una vista perfecta de Carrara.

El punto de inicio del sendero está en Bergiola y bastante escondido.

Llegamos a un pequeño mirador con un banquito y todo para disfrutar de las vistas, desde donde se ve perfectamente Carrara, Marina di Carrara y Massa.

Y poco después hacemos cima en el Monte Brugiana (959 m).

Foto de Giada

Foto de Giada

Como nos ha sabido a poco, no nos gusta volver por donde hemos venido y porque somos así de cabras, vemos en nuestro mapa que hay un sendero que baja por el otro lado del monte y vuelve dando un gran rodeo. A primera vista parece increíble que exista un sendero por el otro lado de la montaña, porque parece una pared con una gran caída, pero fijándonos bien, vemos que sí hay señales que indican el sendero y que, con mucho cuidado, se puede ir bajando. Cuando lo vemos desde abajo, desde el campo de helechos, la vista de lo que acabamos de bajar impresiona.

El sendero nos lleva a otro pico que curiosamente, aunque es un poco más alto que el Monte Brugiana (tiene 974 m), al tener menos vistas, no le han dado ni un mísero nombre.

Y la vuelta es un laaaargo rodeo por el bosque.

También he subido esta excursión a Wikiloc para nuestros miles de fans que desean seguir nuestros pasos.

Cascata del Traaton

El día siguiente, 2 de septiembre, nos lo tomamos con un poco más de calma y nos vamos a visitar la Cascata del Traaton, una cascada escondida en el bosque cerca de Luni. Pero cuando llegamos, nos llevamos la sorpresa de que apenas cae agua. Al menos podemos disfrutar de los alrededores, con puentes con apariencia de cientos de años de antigüedad.

Y, desde allí, caminamos hasta el Molino Soprano, un viejo molino abandonado que tiene un encanto fantasmagórico al ser engullido por el bosque.

Todavía se conservan las piedras del molino.

Y, desde ahí, nos vamos dando un paseo por el bosque…

…hasta el pueblecito de Castelnuovo Magra.

Sarzana

Al día siguiente, 3 de septiembre, Giada me lleva a conocer la ciudad de Sarzana, famosa por la Fortezza di Sarzanello.

Las calles de la ciudad están llenas de encanto.

Pania della Croce

Y así llegamos a otra de las grandes excursiones de este mes, la subida a la Pania della Croce (1.859 m).

La Pania della Croce es considerada la Reina de los Alpes Apuanos, uno de sus picos más altos.

Se puede acceder desde el este, pasando por el Rifugio Enrico Rossi, o desde el oeste, pasando por el Rifugio Giuseppe del Freo. Nosotros elegimos esta segunda opción.

Poco antes de llegar, tenemos que esquivar obstáculos ganaderos

11:20 – Para acceder desde el oeste, aparcamos junto al monumento a dos frailes que, al parecer, contribuyeron a que exista esta carretera.

Dejamos pasar primero a las cabras, que nos han alcanzado, y empezamos nuestra excursión por el sendero que sale desde ahí mismo.

11:50 – Vamos siguiendo las indicaciones al Rifugio del Freo.

Todo el camino transcurre por el bosque. Y se da un hecho muy curioso, y es que estamos continuamente descendiendo. No dejo de pensar que se supone que estamos subiendo una montaña y que todo lo que bajemos luego habrá que subirlo. Y no sólo eso… a la vuelta también habrá que volver a subir todo este camino. Se hace raro que la vuelta de la subida a una montaña sea un ascenso. Va a ser duro.

A la 13:00 en punto ya vemos el Rifugio del Freo.

Hacemos una miniparada para descansar y tomarnos un café caliente.

13:21 – Y nos ponemos en marcha. Ésa es la cima que queremos alcanzar. El refugio está a una cota de 1.180 m y tenemos que subir a 1.859 m.

Lo curioso es que donde hemos aparcado está a 1.147 m, es decir, lo que hemos bajado, lo hemos subido ya, a pesar de la sensación de bajada constante que hemos tenido.

13:36 – Vamos subiendo y ahí a lo lejos se ve el refugio y detrás el bosque que hemos atravesado para llegar.

13:50 – La subidita tiene narices…

14:20 – Estamos ya muy arriba. Desde aquí se ve el refugio a los pies del Monte Corchia (1.678 m).

14:30 – Para llegar hasta arriba, la pendiente es tan fuerte que el camino está formado por interminables zig-zags.

14:55 – Último zig-zag…

15:00 – Y, por fin, tras 3 horas y 40 minutos de caminata, estamos ya en la cresta final que conduce a la cima. Aquí está la Pania della Croce (1.859 m).

15:30 – Tras darnos un banquete con la comida que nos hemos traído y que tan sobradamente nos hemos ganado, Giada se echa una siesta improvisada y yo me dedico a hacer fotos para mi álbum Hands-Up!

Y cuando Giada despierta de la siesta, cuando por fin se ha ido la multitud que había por aquí, inmortalizamos el momento.

Aunque nos tienta bajar por otro camino, no acabamos de ver claro ninguno, así que bajamos más o menos por el mismo, excepto una pequeña variación por un bosquecillo.

A las 17:55 llegamos al Rifugio del Freo, donde nos volvemos a aprovisionar de agua en la fuente cercana.

18:55 – Y regresamos por el bosque con la caída de la tarde. Hay que darse prisa que no quedan muchas horas de luz.

19:33 – Y los últimos kilómetros nos va regalando esta impresionante puesta de sol.

19:49 – Y 8 horas y 20 minutos desde que lo dejamos aparcado, estamos de nuevo en el coche.

Han sido 16,64 kms que, por supuesti, también he subido a mi Wikiloc, por si alguien se anima a emularlo.

Castelletti di Fossola

Durante mis últimos días en Carrara, poco antes de mi partida, Giada me lleva a ver el atardecer a su rincón secreto. Un lugar increíble y muy especial, por el que le estoy muy agradecido por compartirlo conmigo.

Foto de Giada

Sorgenti del Secchia

Pero la última excursión es sin duda la más espectacular de todas. Giada me ha regalado una increíble tienda de campaña para mi mototrip (del que hablaré luego) y, para ponerla a prueba, nos vamos de acampada de fin de semana (el último de mi estancia en Italia) al Sorgenti del Secchia, un prado donde nace el río Secchia y desde el que parten los senderos para explorar el Alpe de Succiso.

La excursión comienza el 10 de septiembre por la tarde. Aparcamos en Cerreto Laghi, pensando que es el punto más cercano para llegar al Sorgenti…

…pero tras consultarlo con el mapa y con un amigo de Giada, vemos que no es buen sitio de comienzo y aparcamos finalmente en Passo del Cerreto, ya que el sendero comienza precisamente detrás del restaurante.

El sendero atraviesa una amplia pradera que termina en el Passo dell’Ospedalaccio.

Muy poco después llegamos a una bifurcación del camino. Según el mapa, ambos caminos llevan al Sorgenti del Secchia, pero el desvío a la izquierda parece mucho más corto que seguir rectos. Curiosamente las señales dicen que por el atajo se tarda 5 minutos más.

Giada es más partidaria de seguir derechos, pero finalmente me hace caso (me sorprende que me siga haciendo caso cuando guío, viendo en los líos en los que la meto) y vamos por el “atajo”. No tardamos mucho en darnos cuenta que la trampa es que tenemos que atravesar una montaña con una subida empinadísima y larguísima.

Así de empapados de sudor estamos a media subida. Y menos mal que Giada está demasiado cansada para asesinarme por mis ideas de bombero.

Pero hay que reconocer que las vistas desde aquí son espectaculares.

Foto de Giada

Pero dan igual los obstáculos, la pendiente o la dificultad, al final Giada y yo siempre conseguimos llegar. Nos ha llevado algo más de 2 horas de mucho esfuerzo, pero conseguimos llegar al Sorgenti del Secchia felices de estar en un sitio tan increíble.

Pensábamos que estaríamos solos, pero hay otra pareja acampada. Nosotros escogemos un buen sitio para plantar nuestra tienda, donde ya está todo preparado para encender un fuego, incluso hay leña en cantidad. Yo monto la tienda mientras Giada enciende el fuego.

Y aprovechamos el calor del fuego para cenar lo que nos hemos traído.

Al día siguiente, 11 de septiembre de 2021, el plan es hacernos una excursión desde nuestro campamento base a algunos de los picos que hay por aquí.

Empezamos con el Alpe di Succiso (2.017 m), a donde subimos por el sendero que va desde el nacimiento del río.

Llegamos al Passo di Pietra Tagliata, una pared de roca bastante vertical que está preparada como vía ferrata, pero nosotros vamos sin equipo, así que nos la subimos a pelo. ¿Quién dijo miedo?

Foto de Giada

¡Y conseguido!

Y el resto del camino hasta la cima es por la cresta de la montaña.

Una hora después hacemos cima en el Alpe di Succiso (2.017 m).

Reponemos fuerzas a base de frutos secos.

Y, una vez repuestas, decidimos seguir la cresta hasta el siguiente pico, el Monte Casarola (1.978 m).

Pasamos por la Sella del Casarola, donde está el desvío por el que bajaremos luego.

Y aquí está la llegada al Monte Casarola (1.978 m). Nos hemos hecho 2 picos por el precio de 1.

Foto de Giada

Dejamos nuestra huella en el libro de visitas.

Última foto…

…y emprendemos la larga bajada.

Pues no ha sido tan larga. En tan solo 1 hora estamos de nuevo en el campamento base.

Justo al llegar a la tienda empieza a llover. Nos refugiamos un rato dentro, pero parece que la cosa va para largo, así que optamos por recoger e ir volviendo bajo la lluvia. Esta vez escogemos el camino largo que, efectivamente, es mucho menos empinado.

Foto de Giada

Y poco antes de las 4 de la tarde conseguimos llegar sanos y salvos (y un poco mojados) al Passo del Cerreto. ¡Fin de la excursión!

Conclusiones

Y así termina este maravilloso mes de excursiones casi a diario, y también termina (por ahora) mi etapa en Italia. Ha sido uno de los mejores veranos de mi vida, no exagero, y no estoy seguro de haber sabido reflejar aquí toda la diversión que ha habido durante estos 3 meses en este país.

Y no sólo diversión. Ha sido un verano de muchísimo aprendizaje, no sólo del idioma (aunque me encanta hablarlo), sino sobre mí y sobre cómo poder estar con alguien y sentirte libre a la vez.

Evidentemente habrán muchos más posts sobre Italia en el futuro. Y otras muchas sorpresas que el Universo nos tiene preparadas.

Despedida y Planes

Y ahora… ¿qué?

Pues tengo apalabrado desde hace meses un housesitting en la isla de Syros (Grecia) con un montón de gatos para octubre. Mi primer pensamiento fue coger el ferry de Ancona (Italia) a Igoumenitsa (Grecia) y luego pasar unos días de mototrip por Grecia antes de ir a Syros.

Pero la aventura me llama, así que he decidido en estos últimos días hacerme toda la ruta de los Balcanes en moto, cruzando todos los países de la zona hasta Grecia. Es por eso que Giada me ha regalado la tienda de campaña, para poder hacerlo gastanto lo mímino. Yo, por mi parte, me he comprado unas alforjas para la moto, para poder llevar ahí todo el tema de comida, camping gas, equipo para cocinar, etc… Giada me ha prestado también su saco de dormir y he encontrado una colchoneta inflable de segunda mano que compraré en mi primera etapa del viaje. Pero ya hablaré de eso en mi próximo post.

Para darle más emoción a esta aventura, el día antes de mi partida, Alice, mi host de Syros, me pide si podemos retrasar un mes el housesitting, hasta noviembre. Eso quiere decir que, en vez de tener 2 semanas para llegar, como yo pensaba… ¡ahora tengo 6! Mucho mejor, más tiempo para disfrutar del camino y hacer el viaje con calma.

Lo único complicado será el tema Covid, pero ya lo ire resolviendo.

Los últimos días han sido todo de preparativos. Incluso la vecina de Giada, Rosalinda, que tiene una peluquería (la mejor) en Carrara, la New Line Di Meruzzi Rosangela, me ha regalado el corte de pelo para el viaje.

Y llega el día de mi partida, el 13 de septiembre de 2021, con todo más o menos preparado.

Y llega el momento del “hasta pronto“. No cabe en este Blog todo lo que ha hecho Giada por mi este verano. No hay agradecimiento suficiente que compense tanta generosidad, atención, confianza y cariño.

Giada me regala esta última foto antes de partir.

Foto de Giada

Hasta pronto, Giada; hasta pronto, Adele; hasta pronto, Carrara; hasta pronto, Italia…

…hola, aventura.

1 Comment

  1. Giada

    A presto impavido ragazzo, girovago vagamondo 😜
    È stata una meravigliosa condivisione e crescita personale anche per me. Grazieeeeee

    Reply

Submit a Comment

Your email address will not be published.

Invítame...

Si te gusta lo que hago, invítame a un Ko-fi... 😉

Suscríbete...

Por Fechas…

Por Temas…

Dto. 5% Seguro IATI

Dto. 25% TrustedHousesitters

SpanishEnglishItalianFrenchPortugueseGermanDutchNepaliRussianChinese (Simplified)