8 septiembre 2020

 

1.727 días viajando…
1 día en Montserrat (Catalunya)…

Durante mi estancia en la Comunidad de Cal Cases, busco un dia para hacer una excursión al Macizo del Montserrat. Es algo que me hace muchísima ilusión, ya que es una montaña que visité varias veces durante mi adolescencia y mis recuerdos allí son maravillosos, aunque bastante lejanos ya. Desde entonces he visitado un par de veces el Monasterio y he subido una vez a Sant Jeroni (su pico más alto), que es la excursión más típica y fácil. Pero esta vez quiero probar alguna ruta más complicada.

Voy a narrar esta excursión en un post separado de mi estancia en Cal Cases, para que así no me queden los posts de longitud bíblica y porque pienso que tiene entidad e interés suficiente para ir por separado.

El Plan…

El plan es evitar las rutas más evidentes e irme por lugares menos transitados. Lo único que tengo claro es que quiero visitar un recuerdo de adolescencia: La Roca Foradada.

Veo que la forma más fácil de ir es siguiendo el GR-172, que cruza todo el macizo por la cara noreste.

Veo también que ir a la Roca Foradada desde el Monasterio es demasiado largo (está completamente al otro lado del macizo), así que busco un punto de comienzo más o menos intermedio y busco un parking cercano donde dejar la moto. Escojo el Estacionament Canal del Pou del Gat.

Desde allí la idea es subir hasta el GR-172 siguiendo un camino que al parecer hay, según veo en esta ruta de Wikiloc, subiendo por el Canal de la Font del Gat.

Y una vez que llegue a la Roca Foradada por el GR-172, la idea es volver siguiendo la parte sur de esta ruta de Wikiloc, es decir, desde la Roca Foradada, yendo por abajo.

Considero que entre el GPS, Google Maps y Wikiloc ya me apaño para seguir estas rutas.

Llevo dos móviles, batería externa, ropa de abrigo, suficiente comida y agua. Voy hoy porque la previsión del tiempo en el macizo es buena.

La Ruta…

Benoît, mi amigo y compañero de Cal Cases, se ha ofrecido para acompañarme hasta el Montserrat en su moto. Somos los únicos miembros de Cal Cases con moto y para él cualquier ocasión es buena para hacerse una ruta motera, pero vendrá sólo hasta el parking.

10:20 – Llegamos al Parking del Canal del Pou del Gat y me despido de Benoît.

Camino unos metros siguiendo la carretera hacia el oeste…

…hasta llegar a una pequeña escalera que marca la entrada al camí dels Degotalls.

10:32 – La escalera desemboca efectivamente en el Camí dels Degotalls

…pero cuando intento seguir el camino hacia el oeste (creyendo que estoy en el GR), veo que el camino se acaba abruptamente en el Degotalls.

Y me doy cuenta de que en realidad no tenía que ir hacia el Camí dels Degotalls (empezamos bien), sino hacia el Canal del Gat. Asi que desando lo andado, llego al cruce donde me fui a la derecha, y esta vez me voy para la izquierda.

10:50 – Encuentro finalmente el Canal del Gat, que no es demasiado accesible ni fácil de andar.

10:55 – El camino viene más o menos indicado con marcas amarillas.

11:00 – Y, de vez en cuando, también con piedras, aunque está siendo un camino difícil de seguir. Me estoy volviendo loco para encontrar la conexión con el GR.

El camino cruza el Torrent de la Font del Gat y, en este punto, no tengo demasiado claro hacia dónde tirar.

Decido tirar campo a través hacia el oeste (luego comprobaré que ese no era el camino “oficial”, pero me sirve para atajar) y por fin, a las…

11:13 – …llego al GR-172, que, en este tramo de Montserrat, se conoce como Camí del Arrel. Desde aquí tengo unas maravillosas vistas del lado norte.

11:18 – Como buen GR, el camino está marcado con marcas blancas y rojas.

11:20 – Ya estoy a la vista de Sant Jeroni, el pico más alto.

11:41 – El Camí del Arrel es fácil de transitar. Va recorriendo toda la cara norte del Montserrat, casi paralelo a la Carretera de Montserrat.

11:50 – Llego a un fuerte giro del camino que rodea la zona conocida como Balmes dels Patriarques.

12:04 – Y, de repente, me encuentro que el camino pasa casi pegando al Monasterio de Santa Cecilia de Montserrat.

Y me doy cuenta de dos cosas:

1) Que el acceso del Monasterio al GR es muchísimo más fácil y corto que el Canal del Gat que tanto me ha hecho sudar.

2) Que el Monasterio tiene un estupendo parking público y gratuito donde podría haber dejado mi moto y ahorrarme 1h y 40′ de trayecto. Tomo nota para la próxima vez.

12:09 – Éste es el punto donde se une el acceso al Monasterio de Santa Cecilia con el Camí del Arrel.

12:27 – De vez en cuando tengo que parar a tirar alguna foto o hacer algún vídeo. Las vistas me tienen enamorado. Como éstas de las “agujas” del Montserrat.

12:52 – Paso a la altura del Canal de la Font de la Llum. Éste es el punto donde tengo pensado salir al GR si doy la vuelta por detrás, como planeaba. A partir de aquí el GR cambia de nombre, deja de llamarse Camí del Arrel y pasa a llamarse Camí del Coll de Migdia.

13:00 – El sendero, a pesar de ser un GR, no siempre es fácil. Tiene algunos tramos que son algo más complicados… y emocionantes.

13:25 – Cuando llevo 3 horas de caminata sin parar, llego a la zona de Els Frares Encantats, concretamente al punto donde el GR vuelve a cambiar de nombre a Camí de la Roca Foradada. ¡Ya estoy cerca!

13:28 – Y, efectivamente, muy poco después…

13:36 – Poco antes de llegar, paso por este desvío al Coll del Port. Lo señalo porque será importante un poco más tarde.

13:43 – Veo que el camino pasa por debajo de la Roca Foradada, pero no veo ningún acceso para subir. Recordemos que me estoy giando únicamente por Google Maps, que no indica los senderos de montaña, y Wikiloc, que solo marca rutas grabadas por GPS hechas por otras personas, pero sobre mapas de Google Maps. Me fijo bien en Wikilocs y veo que el acceso es por detrás. Voy siguiendo el camino hasta que encuentro un desvío indicado sólo con una montañita de rocas, sin ningún cartel ni indicación. Deduzco que debe ser éste.

Supongo que prefieren no indicarlo para no animar a que suba demasiada gente. El acceso no es especialmente fácil y desde la roca hay unas caídas impresionantes.

13:48 – Y por fin, después de 3 horas y media de caminata, llego a mi principal objetivo: La Roca Foradada.

Como se puede ver, las vistas son de quitar el hipo. Ha merecido muchísimo la pena. 

14:09 – Me como la megaensalada hecha con las sobras de las lentejas que cocinó Clara ayer en Cal Cases, me hago la foto oficial…

…y me pongo de nuevo en marcha. Llevo bastante paliza acumulada, pero aún me siento con energías para volver dando el rodeo que vi en Wikiloc. Pero tengo la impresión de que puedo acortar muchísimo camino si en vez de seguir para el oeste, como indica la ruta de Wikiloc, vuelvo por donde he venido hasta el último desvío y subo al Coll del Port. Estoy convencido de que, desde allí, debe ser fácil conectar con la ruta de vuelta, ahorrándome muchos kilómetros. Sí, voy un poco a lo loco, pero es que soy así.

14:31 – En nada vuelvo a estar en el desvío que lleva al Coll de Port. En ese momento no tengo muy claro dónde está, pero pone que son solo 20 minutos y va hacia el sureste, así que parece vamos bien.

14:40 – La subida es bastante fuerte. En 10 minutos estoy en un nuevo desvío. Yo voy hacia a izquierda, hacia el Coll de Port.

14:46 – Y, de repente…

14:49 – Paso al lado del Pennis Peak… 

Es broma, no sé muy bien cómo se llama, pero está a la altura de la Font de Coll de Porc. Y esto es interesante. Es difícil aclararse sobre si esta zona es Coll de Port o Coll de Porc, porque encuentras los dos nombres indistintamente, incluso en un mismo mapa. Al final he encontrado un artículo que exlica que el nombre correcto es Coll de Port y que la confusión empezó a darse en el siglo pasado cuando algunos autores lo llamaron equivocadamente Coll de Porc.

14:57 – Finalmente llego al Coll de Port.

Unos meros más allá, me encuentro otro desvío.

Llevo andando 4 horas y 40 minutos y empiezo a estar cansadete. La opción fácil es dar media vuelta y volver al GR, pero mi espíritu de aventura me dice que seguro que en la dirección hacia el Portell de Migdia encuentro la forma de conectar con el Canal de la Llum que me llevará de nuevo a la GR. La verdad es que no tengo ni idea de dónde está el Portell de Migdia y lo de que esté a 2 horas no anima mucho, pero decido intentarlo.

15:05 – Ya no estoy en la cara norte de Montserrat. Está claro que el camino me ha llevado al interior y ahora estoy rodeado de montañas, con algo de vistas hacia el sur.

15:09 – Llego al Coll del Miracle, donde esta señal me indica que estoy yendo en dirección al Montgròs, uno de los picos mas populares de Montserrat, aunque no de los más altos, con sus modestos 1.133m de altura. No estoy muy seguro de si esto es bueno o malo, pero al menos me dirijo hacia el este y eso sí es bueno.

15:12 – Veo un desvío subiendo una enorme roca con una indicación en azul que pone “ecos”.

Más tarde sabré que se refiere al camino que lleva a un paraje conocido como Els Ecos (o también Ecos de Miranda). También sabré más tarde que es un atajo de mi camino, pero probablemente bastante más abrupto.

15:22 – Llevo 5 horas de excursión. Estoy cansadillo y empiezo a agobiarme un poco por no saber si este camino me lleva a algún sitio cercano a mi moto. Llego a un récodo del camino con unas vistas impresionantes.

15:30 – El cansancio me empieza a pasar factura. Me cuesta más fijarme en el camino y pensar con claridad y, por ello, con frecuencia pierdo el sendero, que tampoco es que esté demasiado señalizado. Sólo algunas marcas blancas y amarillas de vez en cuando. En un momento dado, dejo de ver las marcas y empiezo a pensar que he vuelto a salirme del sendero. Como las veces anteriores, doy media vuelta para encontrar dónde me he salido, pero esta vez me doy cuenta de que no estoy volviendo por el mismo sitio. Estoy en una zona de muchos matorrales y zarzas y empiezo a agobiarme de verdad. No quiero ni pensar perderme por esta zona fuera de ruta. De repente caigo en lo obvio (efectivamente el cansancio no me deja pensar con claridad) y es que estoy grabando la ruta con Wikiloc, por lo que puedo ver en el móvil por dónde he venido. Veo que, efectivamente, me he salido bastante, pero gracias al GPS y Wikiloc vuelvo a encontrar el camino…

15:45 – …y el punto exacto donde me salí.

La verdad es que la señal es evidente (una cruz blanca y amarilla) indicando que por ahí no es, pero el cansancio hace que vaya sin fijarme y tiendo a ir en línea recta sin mirar bien.  Aquí el sendero gira bruscamente a la izquierda y por eso te indican que no sigas recto. Me tengo que fijar mejor para evitar sustos como éste.

El camino sigue subiendo y subiendo, en algunos tramos de forma muy abrupta. No es para nada un paseo.

15:50 – Llego a una pared con vistas a El Cilindre, la roca alargada cuyo pico está a 1.101 m. y que se ve al fondo. El lugar es absolutamente espectacular.

A pesar del fuerte cansancio y el principio de agobio que empiezo a tener, aún me quedan ánimos para sacarme alguna foto “oficial”.

Aunque se nota que no me curro mucho la calidad.

15:52 – Antes de dejar la zona de El Cilindre, no puedo evitar hacer un vídeo más.

15:56 – Cuando estoy bajando desde El Cilindre, me encuentro otras dos cabras montesas justo en mitad del camino. que en vez de apartarse, me lanzan como chillidos amenazantes. Por un momento me acojono y pienso que no me van a dejar pasar y entonces sí que tengo un problema. Es curioso lo que hace el agobio con tu cabeza.

16:17 – A pesar de mi cara sonriente, estoy en un punto de inflexión. Acabo de subir una pendiente especialmente fuerte hasta la parte más alta de unas rocas pegadas a la Roca Plana dels Llamps

Estoy física y mentalmente bastante agotado. Me duele la rodilla izquierda y lo que más me preocupa es que me ha empezado a dar amagos de calambres en el gemelo derecho. Y para colmo, a pesar de que la previsión metereológica era buena, amenaza lluvia.

Pero lo peor es me doy cuenta de que el camino que estoy siguiendo va en dirección sur (que es lo que se ve en la foto) y mi moto está hacia el norte, por lo que tengo la sensación de que me estoy alejando más y más. Así que, ante el riesgo de liarla más todavía…

16:30 – …decido llamar al 112 para que me ayuden a encontrar el camino de salida más corto.

Los Bomberos de la Generalitat se ponen en contacto conmigo por WhatsApp y lo primero que hacen es pedirme que les mande mi ubicación, cosa que hago aprovechando el “compartir ubicación” de la app.

Les mando la foto del último desvío que tomé y un pantallazo del Wikiloc para que vean dónde estoy y la ruta que estaba intentando seguir.

Por cierto, en ese momento me doy cuenta de por qué el camino va hacia el sur. En realidad es para rodear la Roca Plana dels Llamps, pero inmediatamente después, va hacia el norte, como se puede ver en el pantallazo de Wikiloc. Así que me doy cuenta con cierto alivio, que no iba mal encaminado.

Aún así, los bomberos me mandan un mapa y me empiezan a hablar de unos códigos que yo desconozco.

Yo estoy completamente perdido con los nombres que utilizan y no consigo reconocer mi posicion en su mapa. Por eso les insisto con mi mapa de Wikiloc, que es la herramienta más fiable que tengo a mano.

Me insisten en su mapa y me mandan esto:

Entre el agotamiento, el agobio, la amenaza de lluvia (ya chispea) y que llevo más de media hora aquí parado y me agobia que se me haga muy tarde, deduzco que lo que me están indicando es el acceso al GR por el Canal de la Llum (que es lo que estoy siguiendo en Wikiloc) y que voy bien.

Por si acaso, les mando el link de wikiloc y mi posición en tiempo real para que sepan en todo momento dónde estoy, y sigo mi camino.

No es hasta varios días después, cuando repaso la excursión ya con la mente más fría, que me doy cuenta de que los bomberos en todo momento se estaban pensando que yo aún estaba en el Coll de Port (probabemente por la foto del poste indicativo que les mandé) y que, en ningún momento, se molestaron en comprobar mi posición, a pesar de que les mandé mi geolocalización varias veces e, incluso, les compartí mi ubicación en tiempo real. Yo, entre el cansancio y el agobio, no supe verlo en el mapa. Aquí se ve dónde pensaban ellos que estaba yo y dónde estaba realmente:

16:44 – En cualquier caso, tras media hora de conversaciones, me pongo de nuevo en marcha, bajando de la gran roca en la que estaba, por el lado sur, claro. Yo sigo siguiendo las indicaciones de Wikiloc.

16:55 – Aunque en ese momento no lo sé, estoy en el Coll del Montgròs, a dos pasos de la cima del Montgròs (1.133 m), con estupendas vistas de Sant Jeroni (1.236 m).

Pero mi único objetivo es salir cuanto antes. No paro de repetirme que aún es temprano y que tengo tiempo, pero la amenaza de lluvia y el estado de mis piernas me preocupan mucho y no me dejan disfrutar.

17:26 – Llevo 7 horas de excursión. Llego a esta indicación y no sé muy bien para donde tirar. La señal (y las marcas blancas y amarillas) indican para la derecha, y a la izquierda hay una clarísima cruz blanca y amarilla diciendo que por ahí no va esa ruta, a pesar de que parece que Wikiloc indica que es por ahí.

Así que opto por preguntar a los Bombers para no equivocarme.

Y días después, al analizar todo lo ocurrido, descubriré dos cosas sorprendentes:

1) Que los bomberos no se dieran cuenta al ver ahora mi posición (la podían sacar del cartel que les acabo de mandar y, en cualquier caso, se la he mandado de nuevo) de que no he podido llegar tan rápidamente aquí desde donde ellos creían que yo estaba, y que, por ello, no tiene sentido decir que me “he pasado de largo”.

2) Que no supieran que precisamente estaba en el desvío al Canal de la Font de la Llum, justo el camino hacia el norte que quiero coger desde el principio y, sin duda, el camino más corto para llegar hasta mi moto. En lugar de ello me indican que suba a Sant Jeroni (¡¡el pico más alto de Montserrat!!) y, desde ahí, baje hasta el monasterio (enorme caminata y que me dejaría muy lejos de mi moto).

Pero en ese momento yo confío en el criterio de los bomberos y sigo sus indicaciones, a pesar de que no me veo honestamente con fuerzas para subir a Sant Jeroni.

18:20 – Llevo 8 horas de excursión. Durante la última hora no he sacado ni una foto. Voy sólo concentrado en el camino y en no gastar demasiadas energías. Cuando llego (sin darme cuenta) al cruce del Camí dels Francesos, que es el que me han dicho los bomberos que debo tomar para subir a Sant Jeroni, el Universo se apidada de mí y hace que me cruce con la única persona que he visto en todo el día. Un corredor que viene desde abajo. Le paro y le explico mi situación. Álvaro, que así se llama, me dice que lo más fácil es, sin duda, bajar (en vez de subir) el Camí dels Francesos y salir del Montserrat por el lado sur, por la zona del Bruc. Le explico…

– Es que mi moto está aparcada justo al otro lado del Montserrat, en la cara norte.

– No te preocupes, tú ve bajando, que yo, mientras, subo corriendo a Sant Jeroni y bajo y nos vemos abajo, en el Restaurante Vinya Nova que es donde tengo aparcado mi coche. Te encontrarás a mi novia por el camino, que viene detrás. Nosotros te llevamos a la moto sin problema.

Y así, de golpe, se me quitan todos mis agobios y miedos. El Universo me manda una pareja de maravillosos seres humanos a mi rescate.

18:30 – Esto lo cambia todo. Aunque aún me queda un buen trecho por andar, el hecho de que sea cuesta abajo y de que vea claramente la salida, hace que se me quite parte del cansancio y empiece a disfrutar y documentar de nuevo. Aquí mi paso por l’Ajaguda (que no me sale el nombre en el vídeo).

18:42 – Mientras sigo bajando por el Camí del Francesos, hago un vídeo-resumen de mi situación actual para el stories de Instagram, donde he estado documentando la excursión en directo.

Poco después me cruzo con Joana, la novia de Álvaro, que también está subiendo. Le cuento nuestra conversación y me dice que sí, que espere junto a su coche y que, en cuanto baje Álvaro, me llevan.

19:04 – Por fin termina la zona de bajada abrupta y llego a terreno ancho y plano. Mis rodillas lo agradecen infinitamente.

19:08 – Y aqui está, la salida del Montserrat, finalmente estoy oficialmente fuera del parque.

19:12 – El sendero gira a la izquierda y pasa al lado de un enorme campo de olivos.

19:20 – Y cuando se cumplen exactamente las 9 horas de excursión (empecé a las 10:20), llego al destino final, el restaurante La Vinya Nova, donde he quedado con Álvaro y Joana, la pareja que me va a llevar hasta mi moto.

19:35 – Apenas tengo que esperar 15 minutos a que aparezcan. Álvaro ha tardado en subir hasta Sant Jeroni y bajar un poco más de lo que yo he tardado sólo en bajar. Nos montamos en su coche y, de camino, les cuento mi aventura.

20:00 – Y poco antes del anochecer ya estoy donde mi moto. Les doy infinitas gracias (y unas pocas más) a Álvaro y Joana (para quienes siempre seré el “Montañero Despistado”, que es como me presenté) por el inmenso favor que me han hecho. Se puede decir que me han salvado la vida.

En Resumen…

 He grabado la excursión en Wikiloc, por si alguien quiere verla…

Visto en el mapa, se aprecia muy bien el momento en el que en vez de tirar hacia el norte, hacia el Canal de la Font de la Llum, me voy hacia el sur por indicación de los bomberos.

Por algún problema técnico, Wikiloc no grabó gran pate de la bajada por el Camí de los Francesos, por eso aparece en línea recta. Es por eso que calculo que en total habré hecho unos 20 kms de montaña en 9 horas.

También puede verse el recorrido en una proyección de FacilMap.

Conclusiones…

Desde luego que esta excursión al Montserrat ha sido de todo menos aburrida.

Los que me conocen saben que soy un poco cabra en la montaña. Me gustan los retos y las excursiones difíciles. Ir sólo a pasear por un sendero, me aburre. Y me gusta “perderme” en la montaña. No en un sentido literal (con el GPS nunca estás realmente perdido, siempre sabes dónde estás), pero me gusta explorar senderos y ver a dónde llevan y conectar rutas entre ellas. Cuando vivía en Madrid, me iba casi cada semana a La Pedriza y literalmente me perdía por sus senderos, pero siempre sabía salir. Recuerdo con especial emoción la excursión bastante loca que hice en la isla de Nevis hace un año.

Pero, por otra parte, le tengo mucho respeto a la montaña. Sé lo fácil que es tener un accidente o lo peligroso que puede ser tener que pasar la noche por cualquier circunstancia. Y mucho más cuando voy solo, como suele ser lo habitual, en cuyo caso, si pasa algo, no cuentas con ayuda.

Por eso siempre intento buscar el equilibrio entre la aventura y la prudencia. Y voy aprendiendo en cada experiencia hasta dónde puedo llegar. Unas veces arriesgando más que otras.

En esta ocasión, como se ve, la balanza se fue un poco hacia el lado de la aventura, llegando a arriesgar un poco de más. Es por ello que me gustaría analizar aquí los errores y aciertos de la excursión.

Entre mis aciertos, puedo decir que llevaba comida, agua y abrigo de sobra (eso nunca fue un problema), además de 2 móviles (por si se me rompe uno) y 2 baterías de repuesto (más que de sobra, incluso guardando la ruta en Wikiloc, que gasta bastante). Llevaba buen calzado y estaba físicamente preparado. También había consultado la prevision meteorológica detalladamente hasta el punto de retrasar un día la excursión para asegurarme que hacía buen tiempo. Al final, la predicción no fue muy precisa y estuvo amenazando lluvia toda la tarde, pero, por suerte, la amenaza no se cumplió.

Entre mis errores, a ver por dónde empiezo…

Una de las cosas que no tuve en cuenta es que Montserrat (50 kms²) es mucho más grande que La Pedriza (32 kms²), y mucho más complejo. Sus rutas son auténticos laberintos no demasiado bien señalizados (es muy fácil perder el camino, especialmente si vas cansado) con tremendas subidas y bajadas que las hacen agotadoras. Es por ello que tardas una eternidad en llegar a cada sitio, y el desgaste físico es enorme.

También me he dado cuenta de que, aunque estoy muy en forma, mi resistencia ha disminuido en los últimos 10 años, y el cansancio me pasó factura un poco antes de lo que esperaba. Aún así aguanté aceptablemente bien los 20 Kms y 9 horas por rutas muy difíciles. Pero estaba ya muy cansado desde la mitad y con molestias constantes en la rodilla y el gemelo, que es lo que más miedo me daba. Si me hubieran fallado uno de los dos, no habría podido seguir y eso hubiera supuesto un rescate. Y los rescates, cuando no estás federado, cuestan una pasta gansa.

Evidentemente tuve un exceso de confianza al ir sin mapas adecuados, por mi pasión por la aventura de explorar rutas sin conocerlas demasiado. Pero esta vez se me fue un poco de las manos. Cuando fui hacia el Coll de Port, aún sabía a dónde iba, pero desde ahí, cuando tiré hacia el Portell del Migdia, me estaba metiendo en un camino que realmente no sabía a dónde llevaba, estando ya muy cansado. Eso fue un poco loco, lo reconozco. Está claro que a la montaña, salvo que sea fácil, conviene ir con mapas decentes y Google Maps no lo es. Google Maps no marca rutas de senderismo. Y Wikiloc marca rutas que han hecho otros, pero lo hace sobre mapas que no tienen esas rutas.

Pero esto me llevó a hacer el gran descubrimiento: OpenStreetMap. Al hablar de esta excursión pocos días después con amigos de Cal Cases, alguien me habló de este proyecto. OpenStreetMap es un proyecto sin ánimo de lucro, creado en 2004 como fundación, con el objetivo de crear mapas editables de uso libre. Toda la información que añaden los usuarios, se almacena en una base de datos que se distribuye bajo licencia abierta ODbL. Y es impresionante el nivel de detalle de estos mapas. Vienen todos los senderos que hay en Montserrat. Si hubiera tenido este mapa, no hubiera tenido ningún problema para saber hacia dónde ir.

Por otra parte, OpenStreetMap, es en realidad la información (la base de datos), los mapas, pero, al ser de uso público, a su alrededor han aparecido varias aplicaciones que utilizan esos mapas haciéndolos mucho más… utilizables, como por ejemplo:

  • FacilMap: Que ofrece varios tipos de mapas (para ciclistas, para senderistas…) además de permitir añadir marcadores y trayectos.
  • OsmAnd: Mi preferido, es una App al estilo Google Maps, pero que permite descargar regiones completas para utilizarlas offline. Con este mapa y el GPS, es imposible perderse en la montaña.

De hecho, los más observadores se habrán dado cuenta de que todas las referencias de lugares que he enlazado en este post, ya no van a Google Maps, como solía hacer, sino que van a OpenStreetMap, que se ha convertido en mi nuevo mapa de referencia.

En cuanto al tema de los Bomberos, me quedé muy sorprendido al ver que estaban adaptados a las nuevas tecnologías al utilizar WhatsApp para comunicarse, pero que, en cambio, no eran capaces de aprovacharlas para cosas tan básicas como recibir la ubicación. Días después me justificaron su actuación con un…

– Las indicaciones se hicieron desde el punto de la foto, dónde suponiamos q estabas en ese momento. Y cogiste otro camino. Nosotros tenemos nuestras herramientas y con ellas intentamos guiar. 

Me sorprende que sus herramientas sólo permitan saber la posición de alguien a partir de la foto de uno de los postes indicativos y no a partir de una geolocalización. Yo tuve suerte y supe salir por mis medios, pero si la cosa se hubiera puesto más fea… no quiero ni pensarlo.

En cualquier caso admito mis errores y mi falta de prudencia y me sirve de aprendizaje para futuras excursiones. Que las habrá, porque esto no me ha quitado las ganas de montaña…

…más bien todo lo contrario.

0 Comments

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Invítame...

Si te gusta lo que hago, invítame a un Ko-fi... 😉

Suscríbete...

Por Fechas…

Por Temas…

Dto. 5% Seguro IATI

Dto. 25% TrustedHousesitters

SpanishEnglishItalianFrenchPortugueseGermanDutchNepaliRussianChinese (Simplified)