Me levanto temprano y me tomo un desayuno típico de aquí (así lo llaman en la carta: desayuno típico): arroz, frijoles (judías negras), plátano frito y huevos con una tostada. Desayuno de campeones.
He quedado con Javi y Dani en la cola para comprar los tickets a las 9:30, me sobra tiempo. A las 9 Megan me escribe desde la cola, que es enorme (la cola), así que me aprovecho de su posición ventajosa y hacemos la cola mientras esperamos a los hermanos.
A las 10 alcanzamos la taquilla y siguen sin aparecer, así que nos compramos las entradas y nos ponemos en la cola de entrada al parque. A las 10:20 por fin conseguimos entrar y sin rastro de ellos. El problema es que duermen en tienda y no pueden cargar el movil, por lo que no podemos comunicarnos. Entramos esperando encontrarnos con ellos dentro.
Tras un pequeño paseo llegamos a la primera playa y ya se empieza a ver lo espectacular del lugar…
Recorremos todo el parque encontrando unas vistas espectaculares…
Al llegar a la parte más alejada del parque, Puerto Escondido, vemos una playa a lo lejos absolutamente vacia y una especie de escalera que baja hacia allá. Tiene toda la pinta de no estar permitido ir por ahi, pero tampoco hay ningún cartel que lo prohíba… :-p
Así que… sólo se vive una vez…
…y acabamos en una de las playas más espectaculares que haya visto.
Ahí pasamos unas horas nadando, descansando, viendo cómo los cangrejos hacen sus nidos en la arena dejando unos dibujos que parece fractales…
Finalmente volvemos por donde vinimos.
Después seguimos recorriendo el parque. Llegamos hasta otro mirador lejano en el que si saltas la valla se ve un sendero abandonado. La tentación es demasiado grande. Saltamos la vaya y lo recorremos hasta llegar a un viejo mirador abandonado.
Lo cubre tanta vegetación, que para ser un mirador, no se ve nada. 😀
Seguimos recorriendo hasta la hora de cierre.
Visto lo visto, decido quedarme un día más por volver a este parque para volver a recorrerlo sólo. 
Seguimos sin noticias de Javi y Dani. El resto del día es de relax… comida, piscina…
Por fin hablo con Javi. Llegaron a las 10:30 y no nos vimos. Estuvieron por el parque y luego marcharon para San José. Les agradezco infinitamente su amabilidad y les invito a venir a Madrid. Gran cosa el facebook para mantener contacto con compis de viaje.
Megan decide seguir su viaje hacia Puntarenas.
Por la noche voy a tomarme algo a un sitio que se llama «El Avión» y que hace honor a su nombre. 
Ahí conozco a tres peruanas de vacaciones por aquí, y que me dicen que los Lunes no abren el parque, así que toca cambiar de planes.
Ya lo pensaré mañana…

Por Fechas…

Por Temas…