23 julio – 16 Agosto 2020

 

1.704 días viajando…
4 días en Vilassar del Mar (Catalunya)…
20 días en Palafrugell (Catalunya)…

 

El 23 de julio de 2020 termina mi estancia en Targasonne (Francia) y me pongo en marcha para mi siguiente destino.

Mi Cumple…

Pero antes de ir a mi próximo destino, hago una parada de 4 días en Vilassar de Mar para celebrar mi cumpleaños (26 de julio) con mi amiga Marta y su familia, que me han acogido maravillosamente. Siempre es bueno poder pasar estas celebraciones con gente a la que quieres. 

Y disfrutar de unos días de buena compañía, buena comida…

…y mar.

Palafrugell…

Pero, como decía, mi nuevo destino es Palafrugell, un pequeño municipio en la comarca del Baix Empordà (Catalunya), en un sitio privilegiado para visitar lo mejor de la Costa Brava.

Me he venido a cuidar de un gatete, Uddy. Me enteré por Facebook, gracias al aviso de mi amiga Sytske, a quien conocí en mi viaje a Laos de 2015, que me etiquetó en la publicación de una inglesa, Penny, que buscaba con urgencia a alguien que cuidara del gato de su amigo francés, Bertrand, mientras éste se encontraba en su tierra por asutos médicos.

Así que no me lo pensé demasiado y me puse en contacto con Penny, nos pusimos de acuerdo y a los pocos días, el 27 de juio de 2020, ya estoy aquí con Uddy.

Palafrugell es un municipio no costero, aunque está dividido en varios núcleos poblacionales, algunos de ellos en la costa, como Calella de Palafrugell o Llafranch, de los que hablaré más adelante.

Pero ahora quiero enseñaros cómo es el núcleo principal de este municipio, con la Iglesia de Sant Martí de Palafrugell

El Centre Fraternal frente a la Plaça Nova

Por cierto, una noche, tomando algo en la Plaça Nova, vi un concierto hecho desde la terraza de uno de los pisos que da a la plaza. Espectacular.

Arte callejero de Palafrugell…

Calles con encanto…

Por cierto, el escritor Josep Pla, nació y murió en Palafrugell, por eso está aquí la Fundació Josep Pla y por eso se le recuerda tanto…

Los locales que más frecuento son el Bar Monika, muy céntrico, buenos precios, muy buena atención y con muchísimas mesas en los 3 espacios para terraza que tienen. Y donde te ponen cosas tan ricas como esto…

Y muy especialmente la cafetería Can Felip, donde paso casi todas las mañanas con mi portátil escribiendo el blog… o perdiendo el tiempo…

…y donde son tan literales, que si les pides un croissant a la plancha, te ponen esto…

…que estaba superrico, todo hay que decirlo!

Uddy y el apartamento…

Como ya comentaba, mi principal missión en estos días es cuidar de esta preciosidad…

Lo cual es muy fácil por que es un amor de gato. De hecho tiene algo de perrete, porque lo único que quiere es estar donde yo estoy. Cuando me preparo el desayuno…

Cuando trabajo…

Cuando como…

Cuando me echo la siesta (no suelo, pero a veces…)

Cuando ceno en la terraza viendo una serie…

…que, por cierto, he aprovechado estos días para volver a ver la serie Tristeza de Amor, la serie de mi adolescencia, emitida allá por 1986. Y es tan buena (o mejor aún) de lo que la recordaba. Absolutamente maravillosa. A consecuencia de recomendarla en Facebook, he contactado con una de sus protas, Marisa Lahoz y me ha contado cosas del rodaje, ha sido muy bonito.

Se puede ver gratis en RTVE a la Carta. Son sólo 13 capítulos y la historia se cierra magistralmente. Todo los actores están maravillosos y es interesantísimo ver cómo ha cambiado la sociedad en estos 34 años.

Y, volviendo a Uddy, también me acompaña algunas noches para dormir…

Vamos, que nos hemos hecho inseparables.

Los únicos momentos en que pasa de mí es cuando le da por morder su manta…

…o le da por pedir que quiere salir fuera. Lo hace pocas veces, pero de forma muy insistente.

En cuanto al apartamento, lo mejor que tiene es una pequeña terraza con unas vistas estupendas de la ciudad.

Y, por la noche, se ve el Faro de Sant Sebastià. Fue especialmente espectacular la noche que vi la luna saliendo exactamente por el faro. Lástima no haber tenido una cámara mejor.

Penny…

Penny es la mujer inglesa amiga de Bertrand, el francés dueño de Uddy, que realizó toda la gestión de este housesitting. Ha sido pura amabilidad y hospitalidad desde el primer día, poniendo todo de su parte para que mi estancia fuera la mejor posible.

Incluso me avisa cada vez que va a algún evento con sus amigos, por si me quiero unir. Y yo digo a todo que sí, claro.

De esta manera, la noche del 7 de agosto de 2020, por ejemplo, me llevó al Beach Club de Sant Feliu de Guíxols para escuchar un estupendo concierto de rock (mi preferido) con The Almost Brothers

Y el 12 de agosto me lleva a La Casita en S’Agaró para escuchar a Loop Alley, con la voz de Libbie , a quien conocí en el concierto anterior.

Excursiones…

Pero lo mejor de estar en Palafrugell (y con moto) es que estoy en un punto estratégico para visitar lo mejor de la Costa Brava. Por eso dedico la mayoría de mis tardes a hacer visitas y excursiones por la zona.

28 Jul – Calella de Palafrugell

Al día siguiente de mi llegada, me voy a visitar uno de mis lugares preferidos de la Costa Brava, en el que ya he estado en un par de ocasiones anteriores: Calella de Palafrugell.

Se trata de un precioso pueblo de pescadores que forma parte del municipio de Palafrugell. Lo que no recordaba es que fuese tan turístico… o es que quizá las otras veces vine fuera de temporada (la última vez en Mayo de 2015), pero veo que, a pesar del COVID-19, está bastante lleno de gente por todas partes. Aún así, consigo hacerme mi foto oficial.

Y dedico un rato a recorer sus calles y tirar unas cuantas fotos. Aquí la Punta dels Burricaires

Al otro lado de una pequeña punta de tierra, se ve la Platja Canadell

29 Jul – Llafranch y Calella de Palafrugell con Mer y Txarly

Al día siguiente he quedado con mis amigos Mer y Txarly, que están pasando unos días por Girona y vienen de visita a Calella. Mientras les espero, me doy un paseo por el Puerto de Llafranch hacia arriba para tener unas buenas vistas de su playa.

Poco más tarde vuelvo a Calella, donde me encuentro con Mer y Txarly, y damos una vuelta por el lugar, haciendo fotos, claro.

Foto de una espontánea

30 Jul – Sa Tuna

Al día siguiente, y por recomendación de Mer, decido visitar Sa Tuna, uno de los núcleos costeros del municipio de Begur. De hecho, para llegar, paso por el centro de Begur, con vistas a su Castillo.

Es curioso como en la Costa Brava, casi todas las poblaciones costeras y turísticas pertenecen a municipios que están en el interior y no siempre demasiado cerca. De Begur a Sa Tuna hay 4 Kms y se tarda 10 minutos con la moto. Y lo mismo pasa entre Palafrugell y Calella de Palafrugell.

Aparco en la Platja de Sa Tuna y empiezo a pasear por el Camí de Ronda en dirección norte.

El Camí de Ronda era el camino utilizado por la Guardia Civil para controlar la Costa Brava y evitar el contrabando, pero actualmente se ha convertido en una ruta turística muy famosa que consta de numerosos tramos, pero que han sido agrupados en el GR-92, que va de Portbou a Blanes y es de las rutas mas bellas que yo haya visto, por lo bien cuidada que está y por los maravillosos lugares por donde pasa. Gran parte de las excursiones que voy a contar aquí son trozos de esta ruta.

Por este camino llego hasta la altura del Hotel/Restaurante Cap Sa Sal

…y veo que el camino es algo menos interesante, porque deja de seguir la costa, así que doy media vuelta…

…hasta llegar de nuevo a la Platja de Sa Tuna.

Cruzo la playa y tomo el Camí de Ronda, pero esta vez en dirección sur.

Llego hasta el Mirador de Sa Tuna, con vistas a la Punta des Plon.

Desde ahí veo en Google Maps la posibilidad de subir al Mirador de Sant Josep… y no me lo pienso demasiado. En un plis estoy allí.

Pero veo que no es el punto más alto. Bastante más allá hay un pico con unas antenas… y para allá que voy.

Cuando llego, las vistas son increíbles.

Allí me encuentro con un chaval inglés o americano (no recuerdo) que está leyendo tranquilamente. Dice que va todos los días a leer. Le saco esta foto mientras bajo.

Y cuando llego abajo estoy tan sudado, que no puedo evitar la tentación de darme un chapuzón en la Punta des Plon con vistas a Sa Tuna, justo al atardecer.

Luego subo a la parte más alta de la Punta para hacerme la foto, claro…

La excursión termina, como debe ser, en la Playa de Sa Tuna, a lo grande.

Lo del fondo es precisamente la Punta des Plon, justo en el lugar donde me he bañado.

1 Ago – De Cala del Crit a Cala Estreta con Marta

El 31 de julio recibo la visita de mi amiga Marta, así que al día siguiente nos vamos a algunas de las mejores (y más escondidas) playas de la Costa Brava cercana. A estas playas no se puede llegar en coche, hay que andar un trecho, por eso son bastante menos concurridas.

Se puede llegar desde Calella de Palafrugell o desde Palamós. Nosotros aparcamos la moto en un cruce de caminos cercano a Calella, donde empieza el camino hacia las playas. Después de un pequeño tramo descubierto, el camino transcurre entre pinos.

Y, a los 15 minutos más o menos, empiezan a verse las calas.

A la media hora llegamos a la Cala del Crit, una pequeña cala de grandes rocas. Al llegar, nos vamos hacia la izquierda, buscando un lugar tranquilo y con sombra.

Hasta llegar a una pequeña islita separada de tierra por un pequeñísimo estrecho que se puede cruzar con facilidad, lugar perfecto para quedarse y comernos la mega-ensalada que hemos traído.

Desde la isla y con una panorámica de 180º se puede apreciar la belleza del lugar.

En lo alto de la isla me hago la “foto oficial”…

…y la “foto de perfil”. wink

Después de comer decidimos recorrer las calas hacia el sur, así que volvemos a cruzar la Cala del Crit.

Para pasar a la siguiente cala, hay que cruzar por aquí.

Llegamos al Cap de Planes con vistas a la cala del mismo nombre.

Cruzamos la Cala de la Roca Bona y llegamos a la Cala Estreta, que hace honor a su nombre (apenas hay unos pocos metros de arena).

Nos quedamos ahí para bañarnos y pasar la tarde. Para regresar no queremos repetir el camino de ida, así que cogemos la salida que hay al final de Cala Estreta, después de la caseta de los gatos, y volvemos por la Ruta dels Xalets.

3 Ago – De Platja Castell a Cala Estreta

Al día siguiente de la marcha de Marta, quiero volver a recorrer la misma zona, pero accediendo desde la Platja Castell, siguiendo de forma aproximada esta ruta de Wikiloc.

17:10 – Vuelvo a aparcar la moto en el mismo sitio que la otra vez y cojo el camino abierto hacia las calas.

Pero al llegar a este cruce, giro a la derecha, en vez de ir directamente a la Cala del Crit, como hice con Marta.

17:26 – El camino es estrecho y un poco escondido, pero no hay absolutamente nadie por aquí. Esto es una maravilla.

18:00 – Llego por fin a la Platja del Castell de Palamós.

Desde allí tomo el Camí de Ronda ofcial hacia el norte. Así se ve la Platja del Castell cuando me alejo un poco.

18:05 – Muy poco después llego al Mirador de la Foradada, nombre que le viene al pelo.

Desde allí puedo ver que algunos de los barcos atracados en esa cala están de fiesta.

18:10 – Éstas son las vistas desde el otro lado de la Cala Foradada.

18:22 – Siguiendo el Camí de Ronda llego hasta el Puig d’en Gener

…desde donde tengo unas estupendas vistas del acantilado. Me llama mucho la atención encontrar de vez en cuando algunos casoplones en mitad de la naturaleza de la Costa Brava sin ser parte de una urbanización. Me pregunto cómo y cuándo alguien pudo conseguir un terreno que, en mi opinión, debería ser público, protegido y no urbanizable.

18:38 – Llego al Mirador de la Punta de Canyers. Para acceder, hay que atravesar una especie de entrada en ruinas. Casi te imaginas a un gnomo allí colocado que te va a hacer unas pruebas para ver si eres digno de pasar.

Aquí una panorámica desde el mirador.

18:49 – El Camí de Ronda tiene trozos muy cuidados y otros que son casi una aventura.

18:51 – Y ahí está, la Cala Estreta.

Como comentaba antes, esta cala tiene una colonia de gatos bastante mltitudinaria que le da un encanto muy especial.

18:59 – Una panorámica de la Cala Estreta y la Cala Roca Bona desde la punta que los separa.

19:07 – Cala Cap de Planes

19:18 – Y finalmente llego a la Cala del Crit.

Desde ahí vuelvo por el mismo camino por el que vine con Marta hace dos días. Y así, finalmente…

19:44 – …tras 2 horas y media de excursión, llego hasta la moto.

4 Ago – De San Nau a Sa Riera y Platja de Pals

Al día siguiente decido visitar Sa Riera, pero quiero llegar haciendo una ruta desde un pequeño cabo que veo que hay al sur y que descubro que se llama Sa Nau. Aparco mi moto lo más cerca que puedo y me voy hasta la Punta de Sa Nau.

Del aparcamiento veo que baja una escalera hacia el acantilado. Doy por hecho de que el camino es por ahí.

Pero pronto me doy cuenta de que no es así. La escalera es sólo para bajar hasta el mar. Mi intento de ir hacia el norte siguiendo la costa se va complicando más y más según voy pasando rocas más y más grandes… hasta que me rindo a la evidencia. No hay forma de ir por ahí.

Echo un vistazo a Google Maps y encuentro otro lugar cercano desde donde parece que sale un camino.

17:33 – Aparco mi moto en una pequeña esplanada

…y sigo el camino que se ve en Google Maps, que, al ser mucho menos transitado y señalizado, es mucho más interesante.

17:43 – Está claro que este camino no forma parte del Camí de Ronda. El Camí de Ronda, al ser un GR, está indicado con marcas rojas y blancas, en cambio este camino está indicado toscamente por pegotes de pintura azul.

17:55 – El camino desemboca en una urbanización de la que sale una escalera hacia abajo, hacia el mar. Cuando la bajo me encuentro con algo que tiene pinta de ser el Camí de Ronda, por lo chulo y bien cuidado.

17:57 – Todo este trozo del camino al lado del mar es espectacular. Casi parece sacado de la época medieval. A lo lejos empieza a verse Sa Riera.

18:06 – Poco antes de llegar a Sa Riera, se acaba el camino bonito y se convierte en un camino más escarpado, pero más emocionante.

18:14 – Y ahí está, la Platja de Sa Riera.

Sa Riera es otro de los núcleos de población costeros pertenecientes a Begur. Es una zona casi exclusivamente de urbanizaciones formadas alrededor de su amplia y concurrida playa.

18:23 – Mi objetivo era llegar hasta aquí, pero como se me ha hecho corto y fácil, cruzo la playa para seguir por el Camí de Ronda hacia el norte.

18:28 – Poco después llego a la que, para mí, es una de las playas más bonitas de toda la Costa Brava, la Platja de l’Illa Roja.

Se trata de una pequeña playa nudista dominada por una enorme roca de color rojizo que da nombre a la playa.

18:31 – En este punto del Camí de Ronda se puede ver muy claramente la Platja de l’Illa Roja, que termina en la Punta Espinuda, coronada con una piscina y, más allá, la enorme Platja de Pals, que es hacia donde me dirijo. Me gustaría llegar hasta la Desembocadura del Ter, pero igual es un poco lejos.

18:53 – Cuando llevo un buen trozo andado de la Platja de Pals, veo que estoy aún lejísimos de la Gola del Ter y es cansadísimo andar por la arena, así que lo dejo por hoy y doy media vuelta.

Aquí puede verse dónde dejé la moto y dónde estoy ahora. Toca volver.

Para volver, sigo el mismo camino hasta la escalera. A partir de ahí decido volver por la carretera para variar un poco. Y así…

20:12 – Ahí está Gaby, mi moto.

He grabado la ruta en Wikiloc, por si alguien quiere seguirla.

5 Ago – Cala de l’Illa Roja

El día siguiente me lo tomo con un poco más de calma y decido irme a pasar la tarde en la Cala de l’Illa Roja que descubrí ayer. Para ello aparco en el pequeñísimo parking que hay al final del Carrer Illa Roja. Por supuesto no cabe ni un solo coche, pero sí hay sitio para motos. La gran ventaja de ser motero. Desde ahí sólo hay que rodear la Punta Espinuda y ya estás en la cala que, repito, es una auténtica maravilla. Y según va cayendo la tarde, casi no hay nadie.

6 Ago – De Tamariu a Cala dels Gens

Al día siguiente pruebo otra ruta. Quiero ir de Tamariu hacia el sur siguiendo el Camí de Ronda hasta donde llegue.

Tamariu es otro de los núcleos costeros perteneciente al municipio de Palafrugell, aunque bastante más al norte que Calella o Llafranch y también bastante turístico por su gran playa.

15:54 – Aparco directamente en el Parking de Motos de la Platja de Tamariu. La playa está hasta arriba. Mis amigos en el extranjero flipan cuando ven esta foto en Instagram y me preguntan si se acabó la pandemia por aquí.

El Camí de Ronda sale directamente desde la playa.

16:00 – Una última mirada a Tamariu antes de que el camino gire a la derecha y se pierda de vista…

16:03 – El camino tiene unas vistas increíbles.

16:11 – Según va subiendo, las vistas van mejorando.

16:41 – El Camí de Ronda baja en zig-zag hasta una de las calas más curiosas de por aquí, la Cala Pedrosa, nombre muy acertado.

Para mi sorpresa, la cala tiene hasta un café/restaurante, a pesar de lo pequeña que es y lo escondida que está. Supongo que es la ventaja de estar en el Camí de Ronda.

Me siento en una mesa libre con la intención de pedirme una cervecilla antes de seguir mi camino, pero, como siempre, le pregunto antes al chico que me atiende…

– ¿Se puede pagar con tarjeta?
– No, lo siento…
– Ups, pues creo que no llevo nada, déjame ver… ah, pues mira, llevo 3€… ¿qué vale la cerveza?
– Pues son 3,50€, pero… no se lo digas a nadie…

¿Se puede ser más majo?

Cuando me voy a ir, me acerco al chico que está comiendo con la familia (supongo que son los dueños del lugar) y les pregunto cómo continúa el camino. Entre el y la matriarca, muy amablemente me explican que hay dos opciones:

A) El Camí de Ronda Oficial sale por el fondo de la cala hacia la derecha y lleva hasta un camino amplio desde donde sigue hacia la izquierda en dirección al Faro de Sant Sebastià o hacia la derecha a la carretera que lleva de vuelta a Tamariu.

B) Hay un camino alternativo hacia el Faro de Sant Sebastià que sale del fondo de la cala hacia la izquierda que no pertenece al Camí de Ronda y que es bastante más complicado (y bonito), que va siguiendo la costa y con algunos tramos en los que hay que subir ayudándose con unas cuerdas fijas que han puesto.

Les doy efusivamente las gracias y escojo, obviamente, la opción B.

Nada más salir de la cala ya me encuentro alguna cuerda, pero no es para tanto, es sólo una ayuda, pero no es tan difícil de subir, sólo un poco empinado y la cuerda es por los resbalones.

17:38 – El camino sube rápidamete, con vistas espectaculares y, de repente, me encuentro con…

…efectivamente, con un pupitre!!

Al parecer alguien lo ha puesto aquí junto con una libreta y lápices varios para que la gente escriba lo que quiera. Es una pequeña maravilla.

Dedico un ratito a dejar huella de mi paso y disfrutar de la paz del lugar…

17:55 – El camino continúa subiendo, con vistas cada vez más increíbles.

18:08 – Me desvío un poco para ver la entrada de la Cala dels Gens.

Veo que se puede bajar hasta la Platja del Cau en la Cala dels Gens, pero la bajada es empinada y no veo que haya un camino de salida al otro lado. Por otro lado me siento hoy un poco cansado, así que decido no ir más allá y volver por el camino fácil. Sigo recto hasta encontrarme de nuevo con el Camí de Ronda y, desde ahí salgo a la carretera y voy por ella hasta Tamariu.

He grabado la ruta desde la Cala Pedrosa hasta Tamariu en Wikiloc por si a alguien le interesa, pero ya hago el spoiler de que mi ruta del 11 de agosto es ésta pero mucho más completa y también la grabaré en Wikiloc.

8 Ago – De Platja de la Fosca a Cala S’Alguer

2 días después, me apetece un plan algo más tranquilo, así que decido visitar la zona de Palamós, un municipio costero justo al sur de Palafrugell.

Aparco en la Platja de La Fosca y sigo el Camí de Ronda hacia el norte, hacia la Platja de Castell.

En cuanto subo un poco, tengo unas estupendas vistas de la playa, también bastante concurrida.

Poco después llego al famoso Castell de Sant Esteve, castillo en ruinas del siglo XIII, situado en la Punta de Sant Esteve.

A la altura de la Pineda d’en Gori, está esta curiosa escultura enmarcando el paisaje.

Y ahí está, la Cala S’Alguer.

Probablemente una de las calas más bonitas de la Costa Brava. Una pequeña playa de piedras rodeada de unas pocas casas y un pinar. El sitio es una maravilla.

Me apetece darme un baño, pero la cala está concurrida y yo soy más de rocas, así que me me vuelvo a la zona del pinar y me instalo en una roca con vistas a S’Alguer.

9 Ago – De Platja Castell a Cala Estreta

Al día siguiente me apetece ir a pasar la tarde de nuevo a Cala Estreta. Voy a ir desde la Platja de Castell. Cuando estoy llegando, me encuentro una barrera y un parking como a 1 km antes de la playa. Al parecer han hecho un nuevo aparcamiento lejos para proteger su entorno.

Cuando pregunto, me dicen que las motos sí que podemos ir al otro parking. De nuevo es una gran ventaja desplazarse en moto.

El otro parking está casi al lado de la playa. Así que… ahí está, la Platja de Castell.

Como esta ruta ya la he hecho, no tiro demasiadas fotos.

Pero me hace mucha gracia este Tió de Nadal en medio de la naturaleza.

10 Ago – De Platja de Can Cristus (Calonge) por Cala de Roques Planes a Platja de Torre Valentina

Al día siguiente me apetece ir a bañarme a la zona nudista de Roques Planes, pero siguiendo el Camí de Ronda desde la Platja de Can Cristus en Sant Antoni de Calonge, el núcleo costero del municipio de Calonge.

Aparco en la carretera, justo en el acceso a la playa. Cruzo la playa hacia el norte. Cuando llego al extremo, tardo un rato en darme cuenta de que, para seguir el Camí de Ronda, debo entrar en un escondido túnel que lleva a la pequeña Cala del Forn.

Al otro lado de la cala, el camino sube unas rocas que llevan a la siguiente cala, la Cala de los Arrecifes, y desde donde ya se empiezan a ver las Roques Planes.

Desde ese mismo punto elevado, si miro hacia atrás, puedo ver la Cala del Forn y, más allá, la Platja Can Cristus.

Y ahí está: Roques Planes. Es fácil ver por qué se llama así.

La entrada a la Cala de Roques Planes está muy bien indicado. Incluso hay algún cartel de “No Pictures“.

Primero se atraviesa la cala, que es una pequeña playa de arena, y luego se llega a zona de enormes rocas que entran hacia el mar. Desde allí se puede ver muy bien la Torre Valentina y Sant Antoni de Calonge.

Mi intención era darme un baño y quedarme a leer y disfrutar del lugar, pero hay tanto viento y el sol está tan bajo que no apetece nada de nada, así que decido seguir el Camí de Ronda más allá.

El Camí de Ronda por esta zona es una pequeña maravilla. Va rodeando la Torre Valentina, aunque he visto que en algunas partes, como Google Maps, la llaman Torre Colomina.

Y a la vuelta de la esquina… ahí está: la inacabable Platja de Torre Valentina.

Está bastante concurrida, pero como es tan enorme, hay distancia de seguridad entre la gente más que suficiente.

Como fin de fiesta, me tomo una cervecilla en El Racó y me vuelvo por donde he venido.

11 Ago – De Tamariu al Faro de Sant Sebastià

Al día siguiente decido que ya ha llegado el momento de hacer la ruta que no terminé hace 5 días. Quiero ir al Faro de Sant Sebastià desde Tamariu siguiendo la costa. Esta vez voy por la mañana y me llevo un tupper de ensalada para comer en alguna cala del camino.

12:45 – Llego a Tamariu y voy a aparcar en el parking de motos, pero está petado. Quiero dejarlo entonces en la zona de carga/descarga donde lo dejé la otra vez, pero veo que hay una policía local poniendo multas a las motos aparcadas. Le pregunto y me dice que la señal indica que las motos pueden aparcar allí sólo a partir de las 13h. Veo que faltan 15 minutos. Ya es mala leche multar justo antes de la hora límite. Me doy una vuelta para buscar otro lugar, pero como no veo ningún sitio decente, simplemente hago tiempo hasta las…

12:55 – Ya no está la poli, así que aparco la moto y me pongo en camino. El Camí de Ronda sale justo desde las rocas al final de la playa. De hecho casi hay que mojarse los pies para tomar el camino.

13:03 – Vistas de la Bahía de Tamariu desde la Cala d’en Roig.

13:04 – Vuelvo a pasar por las mismas rocas…

13:13 – Selfie con vistas a la bahía…

13:24 – Entrada de la Cala Pedrosa.

13:26 – Y ahí está, la Cala Pedrosa. Como se puede ver, el Camí de Ronda llega hasta ahí a bastante altura. Luego baja en zig-zag muy rápidamente hasta la misma cala.

13:31 – Me entretengo lo justo para sacar las fotos y cruzo la cala hacia el fondo. El Camí de Ronda “oficial” va hacia la derecha. Yo tomo el camino de la izquierda, como la otra vez, que es más complicado pero muchísimo más chulo. Las pendientes son fuertes, pero han puesto cuerdas fijas para ayudar a subir.

13:36 – También hay una zona un poco expuesta que han asegurado con cuerdas.

13:41 – Llego hasta el pupitre, donde vuelvo a dejar huella de mi paso…

13:52 – El camino que sigo va paralelo a la costa, pero sube bastante, hasta el punto de que deja unas impresionantes vistas de la Bahia de Tamariu y la Cala Pedrosa.

14:08 – Y ahí está, la Cala dels Gens. Hasta aquí llegué la otra vez. El Camí de Ronda se mete tierra adentro hasta una pista fácil y poco interesante. Pero estoy convencido de que tiene que haber un camino que siga la costa hasta el faro. Me fijo bien si hay algún camino que salga del otro lado de esa playita, pero está claro que no lo hay. Es sólo una pared escarpada.

14:14 – Sigo un poco el camino y, de repente, a la izquierda, me encuentro esto. Ahí está, el desvío que estaba buscando. La otra vez pensé que habían puesto esto para evitar que la gente se cayera, pero ahora creo que es un indicador de que hay un camino por aquí. Así que por aquí me meto.

14:22 – Efectivamente lo que he cogido es un camino…. estrecho y poco visible, pero camino al fin y al cabo. El camino va rodeando por arriba la Cala dels Gens y, como quería, va siguiendo la costa.

14:40 – Hay un momento en que llego a perder el camino y me veo entre matorrales sin saber muy bien hacia donde tirar. Tiro ladera arriba, atravesando matorrales con pantalones cortos (no es muy buena idea), hasta que al rato consigo encontrar un camino que puedo seguir. Éste me lleva hasta un cruce de caminos con vistas a una urbanización. He llegado a la civilización.

Ya estoy llegando…

Allí me encuentro esta curiosa placa conmemorativa del Camí de las Estrelles realizado por un tal Sergi Iglesias i Brunet desde aquí hasta Finisterra en 2006. Buscando, he encontrado la noticia de que este chico murió al despeñarse en un tramo del Camí de Ronda en 2008.

14:47 – Y, por fin, aquí está, el Faro de Sant Sebastià, algo menos espectacular de lo que lo esperaba, debo confesar.

Pero lo que sí son espectaculares son las vistas del otro lado, donde se ven perfectamente Llafranch, Calella de Palafrugell y Palafrugell.

15:05 – Ya que estoy aquí, me asomo al Mirador de la Divina Pastora.

Va siendo hora de comer, pero aquí no apetece mucho. Demasiada civilización. Así que decido volver a la Cala dels Gens para darme un baño y comer allí. Intento ver si hay algún camino que salga del mirador, pero nada. Es un camino sin salida. Así que vuelvo por donde he venido pero esta vez sin salirme del camino. En el Wikiloc que pongo más abajo se ve muy claramente .

15:31 – En menos de media hora ya estoy en la Cala dels Gens, concretamente en su playa, que se llama Platja El Cau.

15:34 – Hay poquísima gente, casi todos venidos en embarcaciones. Y parece que los niños han estado muy entretenidos.

15:54 – Lo dicho, un buen baño y a disfrutar de mi mega-ensalada.

17:16 – Para volver lo hago accediendo, como la otra vez, al Camí de Ronda oficial…

17:34 – …hasta llegar a la carretera hacia Tamariu.

17:42 – Y en nada ya estoy de nuevo en la Platja de Tamariu.

17:47 – Y el fin de fiesta, que me lo he ganado.

He grabado la ruta completa en Wikiloc, por si alguien quiere seguirla. Han sido poco menos de 10 kms.

13 Ago – De l’Estartit a la Gola del Ter

Dos días después ya estoy listo para mi siguiente excursión. Quiero visitar la desembocadura del río Ter y decido hacerlo desde el otro lado, desde l’Estartit, que es lo más al norte que voy a llegar de la Costa Brava.

L’Estartit es un núcleo de población costero perteneciente al municipio de Torroella de Montgrí

Aparco la moto al lado del puerto y me doy primero un paseo hacia el norte para visitar el Cabo de la Barra. Desde el Passeig Molinet se puede apreciar La Platgeta, que es una playita que está justo al otro lado del puerto,  y l’Estartit al fondo.

Y, hacia el otro lado, se pueden ver las Illes Medes.

Y allí está, la enorme roca que preside el Cap de la Barra.

Al otro lado del cabo hay unas rocas donde los menos playeros disfrutan del mar.

Pero mi objetivo está hacia el otro lado, así que doy media vuelta, cruzo el puerto y empiezo a recorrer la interminable Platja de l’Estartit.

Cuando me empiezo a acercar a la Gola del Ter, me doy cuenta de que la playa está llenísima de troncos y ramas, probablemente arrastrados por el río y traídos por la marea. También me doy cuenta de que mucha gente viene aquí por la tarde y se construyen una especie de cabaña con los troncos y se traen la comida… incluso parecería que algunos vienen con la intención de pasar la noche. Hay ambientazo.

Y aquí está, la Gola del Ter, la desembocadura del río.

Unas fotos y emprendo el camino de vuelta. Mi moto está aparcada justo ahí, al final del todo.

Caminar por la arena es doblemete cansado. Hago una parada de avituallamiento en el Blue Monkeys Beach Bar.

14 Ago – De Tamariu a Cala d’Aigua Xelida

Al día siguiente, mi visita es a uno de los rincones que me quedan por explorar, la zona de Aigua Xelida.

Mi intención es ir desde la Platja de Tamariu siguiendo el Camí de Ronda pero esta vez hacia el norte.

Pero, como se puede ver en la foto anterior, al final de la playa (a la izquierda de la foto), sólo hay rocas. Ningún camino. Intento escalar un poco las rocas, pero está claro que por ahí no se puede ir. Miro en Google Maps y veo que al Camí de Ronda se accede por una escalera que sale del final de una calle en una urbanización cercana, así que me voy con la moto para allá.

Ahora sí, sigo el Camí de Ronda, que por esta zona es especialmente chulo, cuando me encuentro con un pequeño desvío que baja hacia el mar. No puedo resistir la tentación de bajar, claro.

Lleva hasta unas rocas desde la que hay un acceso al mar relativamente fácil, así que tampoco resisto la tentación de darme un baño.

Después el baño sigo mi camino y ahí está… la Cala d’Aigua Xelida.

Paso de largo la cala y sigo por el camino un poco más allá para tener estas vistas desde el otro lado. Me pregunto de quién es semejante casa y cómo consiguió que le dejaran construir en semejante sitio.

Un poco más allá hay unas rocas que forman unos canales de agua entre ellas donde se congrega bastante gente. Es un sitio especialmente agradable, la verdad.

Voy más allá aún y me salgo del camino para subirme a uno de los acantilados y tener estas vistas de la Cala Marquesa hacia el norte.

Me hago la foto oficial y me vuelvo por donde he venido.

15 Ago – De Cala d’Aiguablava a Ses Felugues

Y al día siguiente, día anterior a mi partida, me hago mi última ruta en plan tranqui. Quiero visitar la zona de Aiguablava.

Me dirijo al Parking de Aiguablava. El guardia me dice que puedo entrar, pero que la playa está llena y hay que hacer cola. Madre mía, hacer cola para ir a la playa… y eso que son casi las 17h.

Yo voy en dirección contraria. Quiero subir la colina que hay detrás, donde, al parecer, hay un mirador chulo.

Me encamino por el Carrer Cova del Bisbe, siguiendo mi intuición, a lo que parece en Google Maps el comienzo del camino. Y camino hay.

Llego hasta lo que me creo que es la cima de la colina con unas bonitas vistas de la urbanización que tengo al sur…

…pero miro hacia delante y veo que hay otro pico más alto, así que me voy para allá.

Y cuando llego, veo que tampoco. Que hay un tercer pico ahí delante.

Y ahora ya sí, por fin estoy en el pico de Ses Felugues con vistas a la Bahía de Aiguablava, la Playa de Fornells y el Parador de Aiguablava.

Cuando termino la excursión, vuelta a la moto y vuelta a Palafrugell para preparar la mochila para mi partida el día siguiente. Y cuando estoy llegando, en la carretera de entrada a Palafrugell, siento de repente un impacto en mi cara.

Siempre voy con la visera del casco abierta y es frecuente que algún insecto me impacte en la cara o las gafas de sol, pero siempre rebotan y salen… excepto esta vez, que veo que se queda dentro del casco. Llevo rápidamente la mano hacia el casco para sacarlo, pero es demasiado tarde. Siento un fortísimo dolor en el labio superior. Reconozco el dolor. Es picadura de avispa, mi tercera picadura en este viaje (Bali, Saint Martin y Catalunya).

Consigo parar la moto sin matarme y quitarme el casco. Duele horrores y se está hinchando. Sé que no soy alérgico, pero como el lugar de la picadura es un poco chungo, me voy al Centro de Salud, que me pilla de paso.

Me hacen esperar una hora y, mientras, me pongo así de guapo, que parece que me hayan puesto bótox. Incluso me veo cierto parecido a Arguiñano.

Cuando me atienden, les enseño la picadura y se “activa el protocolo”. Y es que los médicos funcionan por protocolos. No offense, pero casi lo podría hacer un programa de ordenador…

– ¿Cuánto pesas?
– Puessss… unos 75kgs. ¿Por?
– Para calcular la dosis de la inyección.
– ¿La dosis? Más despacio…. cortisona, ¿no?
– Sí, claro, es el tratamiento.
– Perooooo… está claro que no soy alérgico, llevo una hora en la sala de espera y sigo vivo.
– Ya, pero es el tratamiento.
– Sí, pero igual inyectar cortisona es un poco matar moscas a cañonazos. Yo pensaba en alguna crema antihistamínica…
– Ya, pero es que es el tratamiento.
– Puessssss… va a ser que no.
– Bueno, mira, si quieres, te doy la cortisona en pastillas y te la tomas si ves que se te pone peor, ¿vale?
– Mejor, sip…
– Hemmmmm… Mejor te hago una receta, que no vamos sobrados de unidades.

Creo que se me nota demasiado que no me lo voy a tomar. Por supuesto, ni me lo compro. La cortisona sólo sirve para acelerar el proceso de desinflamación, a costa de unos efectos secundarios que no me entusiasman. Y tampoco tengo yo tanta prisa.

A los dos días, ya lo tengo bien sin tomar ni ponerme nada.

Despedida y Planes…

Y así llega el 16 de agosto de 2020, último día de esta etapa. Me despido del pequeño Uddy…

…cargo mis cosas en la moto y me pongo en camino!

¿Y para dónde? Pues para Vilassar de Mar (sí, sigo en Catalunya). Mi amiga Marta me ha ofrecido que hagamos una escapada al Pirineo con la autocaravana de su hermano, como ya hicimos en marzo, y es un planazo al que no me puedo resistir.

Cuentas…

Y como el mes de julio terminó durante mi estancia en Palafrugell, toca hacer cuentas. Julio corresponde a unos pocos días en el Raval de Barcelona, a mi corta estancia en Cal Cases (donde casi no tengo gastos), mi paso por Targasonne (Francia) y la primera semana de Palafrugell. Veamos…

GASTOS
COMIDA:
        – Comer Fuera: 68,80€
        – Comprar comida: 172,70€
        – Cafés: 12,05€
        – Bebidas: 83,00€
SUBTOTAL: 336,55€
X
TRANSPORTE:
        – Accesorios Moto: 13,84€
        – Taller: 20,00€
        – Gasolina: 30,00€
SUBTOTAL: 63,84€
X
OTROS:
        – Farmacia: 11,58€
        – Ropa y accesorios: 13,41€
        – Fotocopias: 0,80€
        – Accesorios: 3,60€
        – Conexión Internet: 14,90€
SUBTOTAL: 44,29€
X
TOTAL: 444,68€
X
INGRESOS
        – Chapucillas: 800,00€
TOTAL: 800,00€
X
SALDO
TOTAL: 355,32€

Ha sido un mes de gastos contenidos y buenos ingresos, así que el saldo es ampliamemte positivo. Cómo se agradece de vez en cuando.

Así que la media mensual queda tal que así…

  Mes Gastos Ingresos Saldo Acumulado Media
DIC’15 345 € 0 € 345 € 345 € 345 €
ENE’16 393 € 19 € 374 € 719 € 360 €
FEB’16 387 € 0 € 387 € 1.106 € 369 €
MAR’16 468 € 290 € 178 € 1.284 € 321 €
ABR’16 301 € 39 € 262 € 1.546 € 309 €
MAY’16 880 € 0 € 880 € 2.426 € 404 €
JUN’16 925 € 12 € 913 € 3.339 € 477 €
JUL’16 765 € 30 € 735 € 4.074 € 509 €
AGO’16 602 € 507 € 95 € 4.169 € 463 €
SEP’16 864 € 641 € 223 € 4.392 € 439 €
OCT’16 1.090 € 0 € 1.090 € 5.482 € 498 €
NOV’16 706 € 753 € -47 € 5.435 € 453 €
DIC’16 1.178 € 1.057 € 121 € 5.556 € 427 €
ENE’17 760 € 1.529 € -769 € 4.787 € 342 €
FEB’17 768 € 276 € 492 € 5.279 € 352 €
MAR’17 1.052 € 106 € 946 € 6.225 € 389 €
ABR’17 818 € 67 € 751 € 6.976 € 410 €
MAY17 1.326 € 0 € 1.326 € 8.302 € 461 €
JUN’17 328 € 0 € 328 € 8.630 € 454 €
JUL’17 468 € 0 € 468 € 9.098 € 455 €
AGO’17 986 € 0 € 986 € 10.084 € 480 €
SEP’17 658 € 677 € -19 € 10.065 € 458 €
OCT’17 780 € 408 € 372 € 10.437 € 454 €
NOV’17 1.373 € 0 € 1.373 € 11.810 € 492 €
DIC’17 1.402 € 618 € 784 € 12.594 € 504 €
ENE’18 597 € 790 € -193 € 12.401 € 477 €
FEB’18 751 € 806 € -55 € 12.346 € 457 €
MAR’18 533 € 63 € 470 € 12.816 € 458 €
ABR’18 2.121 € 20 € 2.101 € 14.917 € 514 €
MAY’18 1.018 € 988 € 30 € 14.947 € 498 €
JUN’18 866 € 1.187 € -321 € 14.626 € 472 €
JUL’18 753 € 306 € 447 € 15.073 € 471 €
AGO’18 1.497 € 185 € 1.312 € 16.385 € 497 €
SEP’18 777 € 900 € -123 € 16.262 € 478 €
OCT’18 1.313 € 43 € 1.270 € 17.532 € 501 €
NOV’18 1.115 € 485 € 630 € 18.162 € 505 €
DIC’18 342 € 0 € 342 € 18.504 € 500 €
ENE’19 997 € 0 € 997 € 19.501 € 513 €
FEB’19 591 € 43 € 548 € 20.049 € 514 €
MAR’19 812 € 562 € 250 € 20.299 € 507 €
ABR’19 637 € 1.221 € -584 € 19.715 € 481 €
MAY’19 820 €   820 € 20.535 € 489 €
JUN’19 529 € 133 € 396 € 20.931 € 487 €
JUL’19 932 € 539 € 393 € 21.324 € 485 €
AGO’19 801 € 294 € 507 € 21.831 € 485 €
SEP’19 789 €   789 € 22.620 € 492 €
OCT’19 903 € 397 € 506 € 23.126 € 492 €
NOV’19 928 € 9 € 919 € 24.045 € 501 €
DIC’19 1.223 € 60 € 1.163 € 25.208 € 514 €
ENE’20 536 € 200 € 336 € 25.544 € 511 €
FEB’20 411 € 438 € -27 € 25.517 € 500 €
MAR’20 1.612 € 500 € 1.112 € 26.629 € 512 €
ABR’20 418 € 585 € -167 € 26.462 € 499 €
MAY’20 336 € 140 € 196 € 26.658 € 494 €
JUN’20 451 € 500 € -49 € 26.609 € 484 €
JUL’20 445 € 800 € -355 € 26.254 € 469 €

Así que nos queda…

SALDO TOTAL: 26.254 €
MEDIA MENSUAL: 469 €

La media baja de una forma agradecida, claro, y se sigue alejando de los 500 €/mes, lo cual está muy bien, hace mucho más sostenible este viaje.

Conclusiones…

Yo ya había estado en la Costa Brava anteriormente, pero siempre con visitas muy cortas. La oportunidad de haber podido estar 3 semanas por aquí con moto y tiempo suficiente para explorar la zona, ha sido un privilegio que me ha hecho redescubrir y fascinarme de este lugar. Sin duda es una de las costas más bonitas que he visto. Yo, que no soy mucho de playas, me quedo fascinado, en cambio, con los acantilados, las calas de rocas y los bosques de pinos al lado del mar.

Y el gran descubrimiento ha sido el Camí de Ronda, el GR-92, del que he conocido sólo unos pocos tramos, pero que me han encantado todos ellos. Y mucho más cuando me salía del camino y exploraba la costa por lugares más escondidos y solitarios. Es un GR para mí muy tentador… mucho más que el Camino de Santiago, sin duda.

Cuando digo que llevo más de 4 años viajando por el mundo, siempre me preguntan…

– ¿Y no te cansas?

Es difícil cansarse de ver tanta maravilla, de la libertad de ir a cualquier sitio en cualquier momento, de la tranquilidad de no tener grandes preocupaciones por nada, de conocer tanta gente maravillosa y tantas culturas fascinantes.

No, no me canso….

…a mí lo que me cansaría sería una vida “normal”.

0 Comments

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Por Fechas…

Por Temas…

Dto. 5% Seguro IATI

Dto. 25% TrustedHousesitters