Hoy me he dejado dormir. Me he levantado sobre las 10. Más de 10 horas. Y he tenido sueños muy extraños…

Finalmente salgo de casa y me voy al centro a dar una vuelta por el Duomo.

Entro en una cafetería con WiFi, me tomo un zumo de naranja y publico el post de ayer. También consigo un couchsurfing para el domingo por la noche con Roberta. Stefani llega muy tarde el domingo y prefiero dejarle su piso libre.

Doy otra vuelta, algunas compras, pero hace mucho frío, así que me meto en un JuiceBar y me tomo un zumo de naranja, mango y plátano espectacular (5€).

Después me doy otra vuelta por el centro…

…visito La Scala de Milán…

…y me doy un paseo por el Parco Sempione. Por fin sale el sol un ratito.

Finalmente regreso a la casa de Stef para prepararme para la ceremonia. Me ducho y me visto de blanco como me indicó Fulvia. A las 6 estoy en el centro de yoga. Fulvia me recibe y me asigna una de las esterillas que hay repartidas por la sala.

Somos 12 personas. 6 en una pared y 6 en la otra, en esterillas en el suelo y con los sacos de dormir ya abiertos.

La sesión es guiada por el chamán, Giovanni. Empieza con una serie de instrucciones prácticas y una meditación guiada. Tras ella, y ya en un estado de preparación, nos van llamando uno a uno para que vayamos a tomar la bebida. La habitación está casi a oscuras. Me da un vasito pequeño de algo espeso. Al principio sabe dulzón, no está malo, pero luego deja un regusto a ceniza algo desagradable.

Vuelvo a mi sitio, cojo una postura cómoda, cierro los ojos e intento no pensar en nada (cosa imposible para mí). Durante un tiempo largo, calculo que como una hora, no siento nada. Poco a poco empiezo a sentir calor que sube por mi cuerpo, junto con cierto mareo y náuseas…

A partir de ahí vivo una experiencia bastante difícil de explicar en palabras. Sensorialmente alucinante, bastante desagradable en lo físico, y espiritualmemte… aún lo estoy procesando. Más dudas que certezas, pero supongo que no hay respuestas inmediatas.

Fundamentalmente para mí es como un sueño pero vivido desde la consciencia. Hace tiempo que pienso que nuestros sueños es los que nos conecta con nuestro subconsciente. También se parece mucho a lo que yo vivía cuando era niño y veía cosas sin explicación. Creo que a todos nos pasa siendo muy pequeños, que venos visiones, pero luego es algo que bloqueamos o quizá simplemente nos “desarrollamos”.

Otro efecto es la hipersensibilidad. Todos mis sentidos captan todo con muchísima más intensidad, pero siendo consciente de que gran parte de lo que captan (casi todo) es onírico. Soy consciente de que lo que siento no es real y que en cualquier momento puedo descartar un mal pensamiento.

Casi toda la sesión es con música, y es especialmente intensa con la 9ª sinfonía de Beethoven y con el Bolero de Ravel, donde siento cada una de las notas, cada uno de los instrumentos, donde me anticipo a cada compás. Nunca sentí tan profundamente la música. Probablemente fue lo más intenso.

Cuando acaba el Bolero de Rabel, Giovanni da por cerrada la sesión (que ha durado unas 6 horas desde que tomé la Ayahuasca) y caigo en un profundo y tranquilo sueño…

0 Comments

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Por Fechas…

Por Temas…

Dto. 5% Seguro IATI

Dto. 25% TrustedHousesitters