Aunque hoy voy con tiempo de sobra me despierto a las 7:00… no hay forma de no madrugar. :-p

Lo primero es ir a la lavandería de nuevo para tener botas y pantalón corto limpios y secos para el viaje. Me los tendrán para las 11h.

Lo siguiente es comprar un tomate para el desayuno. Hoy me voy a hacer en el hotel un desayuno madrileño: Tostadas con aceite y tomate:

El resto de la mañana es de relax y buscar nuevos couchsurfers. Parece que tengo otro en tortuguero. Una trabajadora del parque natural con muy buenas referencias, así que más que perfecto.

A las 11h recojo las botas y el pantalón corto ya limpios y me doy una vuelta por el pueblo. La iglesia, el parque…

No hay cuartel de bomberos en América sin su dálmata.

En el camino de regreso al hotel reflexiono sobre lo que significa viajar. Por un lado es conocer otras culturas, otras formas de vivir y de pensar y eso te hace más tolerante, te hace más abierto a aceptar otras realidades; y esta forma de hacerlo, el Couchsurfing, es ideal para eso, para vivir inmerso en esa realidad y no la de las agencias de turismo. Por otro lado, como decía Punset, es bueno darle al cerebro estímulos nuevos de vez en cuando. La rutina hace que el cerebro siempre reciba lo mismo y se acomode. Un viaje significa estar continuamente alerta, continuamente recibiendo estímulos y continuamente resolviendo situaciones. No hay nada mejor para nuestra mente. Y viajar solo lo hace mucho más intenso. Viajar acompañado te permite compartir las experiencias con alguien, pero viajar solo te da una libertad absoluta y el reto de tener que solucionar todas las situaciones que surjan, además de la tranquilidad de que nadie depende de ti si tomas una decisión equivocada. Yo inicié este viaje lleno de miedos, pero como suele ocurrir, las cosas son siempre mucho más fáciles de lo que dictan nuestros miedos, pero solo si partimos de una actitud adecuada. Actitud abierta y positiva.

A las 12h llego al hotel y preparo la mochila. Va a presión porque va un vaquero extra. Pero al final entra todo y voy a la estación de buses a coger el de San Ramón que sale a las 13h.

El viaje no se hace largo, por las breves cabezadas y por los preciosos paisajes.

Dos horas y media de viaje después (sigo flipando de que haya gente que haga ese viaje de pie), a las 15:30, llego a San Ramón donde he quedado con Mónica una tica que vive con su madre. Al final no puede alojarme pero me ha conseguido un hotel. Tras media hora de espera (todos los ticos con los que he quedado me han hecho esperar una media de 1/2 hora. (Ya me lo avisó Carlos el primer día) por fin aparece. Como no podía ser de otra manera es una persona encantadora. Me acompaña al hotel en la parte norte de la ciudad. Es bastante agradable. Me ducho, me adecento y quedamos para que me enseñe el pueblo. Es un típico pueblo centroamericano de casas bajas pero con bastante encanto.

Por la noche me lleva a un sitio de bocas (tapas) a cenar una sopa azteca (tomate, nachos y queso).

Más tarde la acompaño a su casa, le agradezco su compañía y vuelta al hotel.

Hoy ha sido un día de transición hacia Tortuguero. Mónica me da buena información de cómo llegar. Por lo pronto me tengo que levantar a las 6. Son las 0:15 y se me cierran los ojos. Mañana más!!

Buenas noches!!

0 Comments

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Por Fechas…

Por Temas…

Dto. 5% Seguro IATI

Dto. 25% TrustedHousesitters